Throne: Kingdom at War: lo bueno y lo malo

Throne: Kingdom at War es un juego de estrategia de ambientación medieval para móviles y navegadores de Internet desarrollado por Plarium. Los jugadores deben construir sus propias ciudades y formar un ejército para enfrentarse entre sí. Se trata de un título con un estilo visual destacable y con muchos elementos adicionales, pero vamos a ver cuáles son los aspectos más destacados, tanto buenos como malos.

LO BUENO

Gráficos – La calidad del diseño es excepcional. Las ciudades parecen estar llenas de vida, con elementos animados e infinidad de detalles. Todas las zonas son agradables a la vista. Hasta la interfaz es bonita.

Personalización – Hay muchas formas en las que personalizar tu imperio para que resulte único, desde el tipo de edificios en los que centrarse (generalmente económicos o militares), pasando por el tipo de unidades que componen el ejército o el equipamiento del héroe del jugador.

Órdenes de jugadores – una de las primeras misiones (y prerrequisito para algunos elementos) es crear o unirse a una Orden, una hermandad de jugadores. En ellas los jugadores cooperan para lograr objetivos comunes y ayudarse mutuamente.

PvP Competitivo – El juego no perdona. En el momento en el que la protección de jugador nuevo se desvanece, los ataques de otros jugadores son constantes. Sin duda, el juego se define por su nivel de estrategia y combate.

Escudos de protección – Para esos periodos en los que un jugador no puede jugar, es posible adquirir escudos de protección que hacen que la ciudad no pueda ser atacada. Uno puede tranquilamente irse de vacaciones sabiendo que al volver su ciudad seguirá intacta.

LO MALO

El mismo juego – Ambientación distinta, mejoras y cambios, pero en esencia es el mismo juego que nos presenta Plarium una y otra vez. Hay pocas novedades entre sus juegos más recientes.

Gráficos peores al acercarse – Aunque a primera vista los gráficos sean asombrosos, al acerar la cámara al máximo nos encontramos con gráficos pixelados. No es lo que se espera en un principio.

Contenido inicial repetitivo – Lleva demasiado tiempo dejar atrás la parte en la que solo te dedicas a mejorar edificios, una tarea repetitiva y sin demasiada originalidad. Por culpa de esto es posible que la primera impresión de un jugador sea negativa.

Oro – La cantidad de contenido y elementos que pueden mejorarse al disponer de oro (moneda premium adquirida con dinero real) ofrece demasiadas ventajas. Es preocupante cuando hablando del equilibrio entre jugadores que pagan y los que no pagan.

Imágenes oficiales engañosas – las capturas del juego en la página oficial muestran un combate que en realidad no es como resulta ser, tratando de dar a entender que el combate es en tiempo real y que se controlan las unidades. En realidad, el combate es automático tras seleccionar el objetivo a atacar.

Sin jugabilidad cruzada – el juego no da soporte para que se pueda jugar con una misma cuenta en la versión para navegadores y en la versión para móviles.

¿Qué os parece? ¿Qué opináis vosotros sobre Throne: Kingdom at War? ¿Qué aspectos destacaríais en la lista?