Seafight: lo bueno y lo malo

Seafight es un juego MMO gratuito para navegadores en el que los jugadores pueden construir su propio barco pirata y lanzarse a la aventura por los siete mares. Es uno de los títulos más antiguos de Bigpoint, pero todavía sigue en pie. Vamos a analizar sus aspectos más destacados, tanto positivos como negativos.

LO BUENO

Personalización – Aunque hay ciertas restricciones iniciales, hay muchas formas para personalizar los barcos, pasando por los castillos de popa o el armamento. Todo ello contribuye a personalizar el estilo de juego.

Cambio a cliente – Con el anuncio por parte de Adobe de dejar de dar soporte a Flash en 2020, el equipo de Bigpoint se ha puesto manos a la obra para adaptar Seafight a un cliente descargable. Un gesto que demuestra lo mucho que les importa el juego y que todavía cuenta con una buena base de usuarios.

Eventos mensuales – El juego todavía ofrece eventos cada mes que incorporan nuevos retos y recompensas para los jugadores.

Enfoque PvP – Como cabe esperar de un juego ambientado en la época de piratas, Seafight se centra en el contenido PvP, con los jugadores luchando por el control de los pares en duelos o en enormes batallas de flotas navales.

Gráficos retro – Aunque los gráficos de Seafight fuesen punteros en su momento, ahora se han quedado anticuados, pero ofrecen un estilo retro que todavía mantiene su encanto y no son simplemente viejos.

LO MALO

Contenido PvE poco interesante – Sin el PvP, el juego realmente no tiene nada que ofrecer. Su PvE es bastante aburrido, con mecánicas demasiado simples.

P2W – Aunque pueda resultar muy caro, es posible para un jugador comprar el mejor barco y equiparlo con los mejores elementos utilizando dinero real. Realistamente, para competir en PvP y estar a la altura de los jugadores actuales es inevitable tener que invertir dinero.

Repetitivo – aunque haya muchos niveles y zonas por explorar, no hay mucho que diferencia una región de otra. El camino a nivel máximo puede ser muy repetitivo.

Misiones limitadas – Las misiones son muy simples, llevándote de un lado a otro constantemente. Además, solo se puede tener una activa. Son una buena fuente de experiencia y tesoros, pero no hay demasiadas y es inevitable tener que recurrir a matar durante horas enemigos para subir de nivel.

Zonas bajas desplobladas – Como es de esperar estando ante un juego viejo, las zonas de niveles bajos están vacías de jugadores. Lo que antaño era una experiencia social, conversando constantemente con otros jugadores, ahora no es sino un experiencia individual de progreso.

¿Qué opináis? ¿Qué os parece Seafight? Dejádnoslo saber con un comentario en la parte inferior.