Primeras impresiones de Dawnbreaker Online

Beta   Valoración

Algo más de control en combate respecto a títulos del género

Poco original, gráficos algo desfasados

Tuvimos la oportunidad de probar la beta cerrada del nuevo título de fantasía de R2Games, Dawnbreaker Online, un MMORPG gratuito para navegadores en el que los jugadores deben reclutar compañeros para hacer frente a las fuerzas del mal. Supuestamente es la mismísima diosa del tiempo quien nos convoca para ser los elegidos, pero a decir verdad, hay algo de confusión en lo que se refiere a la historia del juego y a su trasfondo (incluso en la propia página oficial, ya que hay enlaces que no llevan donde deberían e información contradictoria). Sin embargo, la historia en sí misma tampoco importa demasiado una vez que se comienza a jugar. Lo esencial en Dawkbreaker Online es reclutar compañeros, hacer que suban de nivel y equiparlos para que sean lo más poderosos que sea posible.

Dado que el juego se encuentra en fase beta, todo es susceptible de ser modificado, pero como el juego ya existe en el mercado asiático, podemos decir que el estado actual no distará en exceso de la versión final.

Lo primero con lo que uno se topa es la selección de personaje. Dawnbreaker Online pone a nuestra disposición dos personajes sin opción alguna de personalización. Por un lado tenemos una maga y, por otro, un guerrero. Habitualmente en este tipo de juegos hay al menos tres opciones (trinidad clásica: guerrero, mago, curador), pero no es una sorpresa encontrarse solo con dos; a primera vista, Dawnbreaker es un título con ciertas carencias. La elección del personaje determina el tipo de compañeros NPC que debemos reclutar para complementar a nuestro héroe. Nosotros nos decantamos por la maga, lo que implica que carecemos de defensa en la línea frontal y que nuestro primer objetivo sería hacernos con los servicios de algún guerrero. Por desgracia, esto no está en nuestras manos. Los compañeros se desbloquean por orden (siguiendo la historia), y el primero al que se tiene acceso es una curadora llamada Hydra. Pero al poco tiempo se consigue incluir en el grupo a un guerrero y una luchadora de cuerpo a cuerpo, por lo que pronto se cuenta con un equipo equilibrado.

 

dawnbreaker-online-screenshots-02-copia_1dawnbreaker-online-screenshots-03-copia_1


A efectos prácticos, el objetivo del juego es escoger los mercenarios que componen el grupo a la hora de combatir, conseguir experiencia para que todos los personajes suban de nivel y adquirir diferente equipamiento para vestirlos y armarlos. Sin embargo, cabe destacar que el nivel de los mercenarios reclutados no puede superar el del personaje principal. Al subir de nivel se consiguen puntos que se pueden invertir en un árbol de talentos, pero un sistema bastante lineal que deja poco espacio a la fantasía. En este sentido, el juego carece de complejidad a la hora de progresar. Todo se reduce a aumentar la capacidad ofensiva para que el poder de ataque del grupo sea el suficiente para hacer frente a cualquier reto.

El aspecto más importante en el juego es la campaña PvE. Esta se divide en misiones que llevan a los jugadores y a sus equipos de compañeros a una serie de áreas divididas en fases donde se enfrentan uno tras otro a los enemigos. Es necesario señalar que la campaña este proceso es bastante repetitivo y que los diálogos son más bien pobres.

En lo referente al combate, pese a ser el típico sistema automatizado que permite al jugador alejarse del ordenador y dejar que sus personajes luchen (sin peligro alguno de morir), lo cierto es que cuenta con un cierto nivel de estrategia que lo hace interesante. Para empezar, cada personaje ocupa un lugar dentro de una formación, un detalle muy importante a la hora de combatir. Y es el jugador el que decide el lugar. Durante la acción, los personajes atacan de manera automática al objetivo que tengan en frente, salvo excepciones, como ataques en área o zonales. Además, el jugador cuenta con la opción de decidir cuándo se utilizan las habilidades especiales. A medida que el combate avanza, cada personaje desarrolla una barra que, al llegar al límite, permite utilizar una habilidad especial. El jugador puede hacer uso tanto de la de su personaje como de la de los mercenarios.
Al llegar a nivel 23 se desbloquea la arena PvP, un sistema que permite a los jugadores retarse y competir. Una vez más, el jugador no tiene un particularmente activo, ya que al retar se combate contra el grupo de personajes sin necesidad de que el jugador contrario esté conectado. En esencia, el PvP es exactamente igual que el PvE, con la diferencia de que ganar o perder te hace ascender o descender en la tabla de clasificación de jugadores.

 

dawnbreaker-online-screenshots-10-copia_1 dawnbreaker-online-screenshots-29-copia_1


Más allá del combate, Dawnbreaker no es un título especialmente atractivo. La historia es completamente lineal y carente de emoción y los elementos RPG brillan por su ausencia. En general, el juego carece de originalidad, y nos hace volver una vez más a un mundo en el que se funden dioses y héroes, un marco bien conocido por los habituales del género. Estamos ante un título al que ya hemos jugado decenas de veces, pero con otro nombre.