Primeras impresiones de Copia

6   Valoración
Jugabilidad: 5/10
Gráficos: 8/10
Rendimiento: 8/10

Mecánicas de combate interesantes, algunos elementos innovadores

Animaciones poco destacables, poco original, gráficos mejorables

Este fin de semana hemos estado jugando al Nuevo RPG de fantasía para navegadores de R2Games: Copia. Se trata de un título que sigue la línea del catálogo de R2Games, donde los jugadores como protagonistas deben reclutar compañeros para enfrentarse a las fuerzas enemigas que amenazan el mundo. La fórmula ya la hemos visto en muchos de sus juegos, como por ejemplo Stormthrone, God Wars o Thundercall, pero aunque pueda dar la impresión de ser un esquema repetitivo, no dejamos de encontrarnos ante un juego nuevo con determinados elementos que lo hacen diferenciarse.

Comencemos diciendo que hay cuatro clases entre las que escoger: Guerrero, Arquero, Mago y Destructor (un robot que porta armas automáticas), pero sobre las que apenas hay información. Parece que se espera del jugador que conozca el rol de cada personaje (al fin y al cabo, las clases cubren los roles clásicos), aunque lo cierto es que la selección de clase no tiene demasiada repercusión.

En un primer contacto, la idea que se nos viene a la cabeza es que es un título un poco desfasado. Tantos los gráficos como las animaciones dan la impresión de estar algo anticuados, incluso si se comparan con los de otros juegos de R2Games. Además, los efectos de sonido no destacaban por su calidad. Y algo que nos llamó la atención es que parece que los desarrolladores se han inspirado (por no decir que han copiado) en regiones y elementos de World of Warcraft para crear el mundo. En cuanto a la historia, la sensación inicial es que es bastante genérica, y sobre los diálogos y textos, aunque el nivel de la traducción es bastante decente, da la impresión de que no hay demasiado esfuerzo tras ellos.

 


No obstante, el fuerte del juego es el combate. El objetivo fundamental es reclutar héroes y aliados que poder incluir en la formación de combate, y es aquí donde el juego varía respecto a otros títulos. A la hora de luchar se dispone de hasta cinco compañeros. En la formación, el héroe protagonista siempre se sitúa en la parte de atrás, y la línea de vanguardia se reserva para personajes de tipo guerrero. Los demás deben situarse en los espacios centrales. Aunque esto pueda parecer en una primera impresión que limita las opciones estratégicas, lo cierto es que la variedad de compañeros permite una gran variedad de combinaciones y posibilidades.

Como cabía esperar, el combate está automatizado y se divide en turnos. Pero con un matiz. Todos los personajes atacan de manera alternativa a los enemigos que tengan frente a ellos o a los que se predefina que deben atacar. Normalmente se combate contra oleadas entre las que hay pausas para hacer sustituciones en el equipo o para curar a personajes dañados. Y al final de las fases suele haber un jefe contra el que el combate pasa a ser manual y donde el jugador decide cuándo se usan los hechizos y las bestias que se invocan. Además de los ataques básicos, hay cuatro hechizos elementales que se cargan durante el transcurso del combate y que permiten invocar criaturas. No es un cambio del sistema dejando atrás el modo AFK/Automático, pero sin duda es un cambio que recibimos con los brazos abiertos. A esto hay que añadir otro elemento característico del juego que lo hace resaltar: elementos. Todos los enemigos y los compañeros reclutados tienen un elemento asignado (tierra, agua, fuego y aire), y estos elementos están relacionados entre sí. El fuego hace más daño al viento, el viento hace más daño a tierra, tierra hace más daño a agua y agua hace más daño a fuego. Teniendo esto en cuenta, uno puede seleccionar los personajes que quiera para según el tipo de enemigo, lo que permite obtener cierta ventaja y buscar la manera de aumentar las opciones de victoria.

 


En cuanto a la progresión, no hay nada que merezca ser destacado sobre la manera en la que adquieren experiencia los compañeros. Todo se reduce a utilizar bonificadores de experiencia y a adquirir recursos en las diferentes fases para crear armas y armaduras con las que equipar a los personajes y que aumente su capacidad de combate.

En general, de Copia podría decirse que es otro juego más en el catálogo de R2Games, nuevo, aunque sin demasiada originalidad. En comparación con otros juegos da perfectamente la talla gracias a las novedades incluidas en el sistema de personajes y combate, sin embargo la automatización y la lentitud con la que se progresan producen dos reacciones enfrentadas: o se ama o se odia. En cualquier caso, es un título recomendable para los que disfrutan de los juegos de este tipo.