Primeras impresiones de Travian Legends

8   Valoración
Jugabilidad: 6/10
Gráficos: 8/10
Rendimiento: 10/10

Gráficos de calidad, divertido, muy cooperativo

Lento al principio, progresión lineal, combate poco participativo

Recientemente hemos probado Travian Legends, la versión mejorada de Travian, el clásico de estrategia para navegadores de Travian Games. Al igual que en Travian, en Travian Legends el principal objetivo es gestionar un poblado, expandir las fronteras mediante conquista y defenderse de los ataques de los rivales. Con miles de jugadores, este título promueve la colaboración y las alianzas, ya que todo gira en torno a los enfrentamientos.

Para nuestro análisis del juego hemos dedicado varíos días, ya que dado el tipo de progresión que Travian Legends presenta sería imposible sentarse durante varias horas seguidas para ver qué ofrece. Hay muchos periodos de espera entre procesos. Siendo así, dividimos el tiempo de juego a lo largo de varios días para profundizar más en las opciones disponibles.

El juego cuenta con tres tribus principales: galos, romanos y teutones; cada una con sus propios puntos fuertes y desventajas que condicionan el estilo de juego. Además, con la inclusión del nuevo servidor “Fire and Sand”, es posible jugar con dos tribus nuevas: hunos y egipcios. Los hunos son una fuerza ofensiva formidable y se caracterizan por un estilo agresivo (nada recomendables para jugadores novatos, ya que carecen de capacidades defensivas y requieren de asistencia aliada), mientras que los egipcios disponen de una excelente defensa y bonificaciones a la producción de recursos. Ambas se complementan entre sí.

 


Nuestra elección de tribu no es particularmente relevante, ya que las diferencias son particularmente notables hasta niveles altos, pero nos decidimos por los galos, ya que al ser una tribu con un amplísimo potencial defensivo son ideales para jugadores novatos. No obstante, las tribus tienen un estilo visual propio para sus personajes y edificios o los avatares del héroe del jugador. Sobre este aspecto cabe destacar que Travian Legends cuenta con un excelente apartado visual que recuerda a los cómics de Astérix (muy apropiado para jugar con los galos y combatir contra los romanos): simple, moderno y con mucha personalidad.

La campaña comienza con un tutorial tutorial. Mediante una serie de misiones, se nos muestran los menús y submenús, las mecánicas fundamentales para construir y mejorar edificios y también el adiestramiento de tropas. Una vez completada esta primera fase, se nos otorga una lista de misiones para completar y todo queda en nuestras manos. Sin embargo, estas misiones tampoco difieren demasiado delas primeras, ya que nos encontramos con tareas de construcción y mejora de edificios a niveles superiores. La progresión pronto comienza a ser lineal, con requisitos previos para poder avanzar y construir determinados edificios que permiten a su vez construir otros y acceder a nuevos elementos. Podría decirse que, más que misiones, lo que el juego plantea es una guía para hacer crecer el poblado de la manera más eficiente posible.

No obstante, también hay otro tipo de misiones: de ataque. Estas misiones implican la creación de tropas y los desplazamientos para atacar zonas del mapa controladas por la IA. En cada ocasión, nuestras unidades fueron casi aniquiladas por completo, pero conseguíamos recompensas y también una nueva misión, por lo que no todo era en vano. Respecto al combate, este no va mucho más allá de seleccionar el objetivo a atacar y escoger las tropas. No hay estrategia y es el propio juego el encargado de determinar el resultado de un enfrentamiento y las unidades que mueren en la batalla.

 


Y hay otro tipo más de misión: de aventura. Estas misiones sirven para enviar a nuestro héroe en busca de tesoros y experiencia. Pero tampoco hay mayor interacción. Se pincha en un simple botón y el héroe marcha en busca de aventuras.

Tras cuarenta minutos en el juego todo comienza a ralentizarse. Las colas de construcción están siempre ocupadas, y el tiempo requerido para completar todo tipo de tareas ya llegaba a una hora. Además, los recursos de los que disponíamos eran limitados, por lo que teníamos que esperar a que se produjeran más para poder continuar. A partir de este momento, el juego adquiere otro ritmo. Se juega durante unos minutos y uno espera el tiempo que sea para volver a conectarse y continuar asignando tareas.

Como ya hemos destacado, el objetivo principal del juego es desarrollar el poblado y expandir fronteras, creando nuevos asentamientos que gestionar. Esto puede lograrse conquistando asentamientos de la IA o poblados de otros jugadores. Cuantos más poblados se controlen y mayor sea su nivel, más puntos se consiguen, con lo que mejora la posición en las tablas de clasificación. Sin embargo, en los servidores normales el objetivo no es ser el número uno, sino ser el primero en construir una Maravilla. Esto requiere millones de recursos y un buen montón de horas, y es una tarea demasiado grande para jugadores individuales, por lo que lo normal es que las tribus se unan en alianzas para colaborar hacia este objetivo. El primero en construir una Maravilla gana, y el servidor se reinicia. Normalmente esto lleva alrededor de un año de juego.

El nuevo tipo de servidor (Fire and Sand) funciona de manera diferente. En este servidor no hay Maravillas; las alianzas de jugadores combaten por el control de regiones, con lo que se consiguen puntos de victoria. Tras doscientos días, la alianza con el mayor número de puntos de victoria es declarada victoriosa.

 


El juego a niveles altos es muy divertido, interactivo y social, con muchas cosas por hacer, pero por desgracia esto se limita a esa parte del juego. El segmento inicial no ofrece muchas alternativas a la hora de jugar, es una extraña mezcla entre jugar de manera casual y la necesidad de regresar cada par de horas para no desaprovechar recursos. En nuestra opinión, un ritmo algo más acelerado al principio y un combate más activo harían de Travian Legends una auténtica maravilla. En cualquier caso, estamos hablando de un juego muy popular; uno de los juegos de estrategia para navegadores más jugados actualmente.