Primeras impresiones de TESO: Morrowind

9.5   Valoración
Jugabilidad: 9/10
Gráficos: 10/10
Rendimiento: 10/10

Excelente acabado artístico, nueva clase, combate muy divertido

Mucha narrativa en misiones para los que prefieren la acción

Primeras impresiones de TESO: Morrowind

 

Hemos tenido la oportunidad de probar durante su acceso anticipado ‘Morrowind’, la nueva expansión de The Elder Scrolls Online. Zenimax y Bethesda prefieren referirse a ella como un nuevo capítulo, pero no queremos que se subestime la magnitud del nuevo contenido al no mencionar el término expansión. Morrowind nos transporta a una localización icónica que ya visitamos en The Elder Scrolls III, pero a la que siempre hemos querido volver, incluso a sabiendas de que la acción en TESO transcurre 700 años antes. Allí uno puede encontrarse con lo que una vez fue y en el futuro será, como por ejemplo la ciudad de Vivec, ahora en construcción. Sin duda es un capítulo diseñado específicamente para los fans de la franquicia, pero que todos los jugadores disfrutarán.

Nada más conectarse, los jugadores pueden visitar la región de Vvardenfell, hogar de los elfos oscuros, con su personaje o crear uno nuevo. Desde la actualización One Tamriel, los enemigos a los que uno se enfrenta se ajustan al nivel de cada personaje (o del grupo, en el caso de jugar junto a otros jugadores), por lo que tenemos ante nosotros una expansión no solo destinada a los jugadores con muchas horas a sus espaldas, sino a cualquiera que pretenda disfrutar de ella y después proseguir con el resto de zonas y misiones. Este es aspecto es una absoluta maravillosa y creemos que es algo que debería hacerse en cualquier MMORPG hoy en día.

En nuestro caso, optamos por crear uno nuevo, ya que con Morrowind también llega una nueva clase: Warden. Este personaje comulga con la naturaleza y está acompañado por animales y espíritus salvajes. No es fácil hacerse una idea del potencial de una clase hasta verla desarrollada por completo, pero en una primera impresión ya parece ser muy divertida. Equipados con el traje exclusivo que nuestro pack de acceso anticipado nos otorgaba, nos aventuramos en el tutorial. El tutorial no es obligatorio, pero es muy interesante, ya que aparte de servir de introducción a los elementos más básicos, también sirve como presentación de la historia de la nueva zona (de manera resumida, has acabado tras el ataque de un barco esclavista). La historia no está ligada al arco principal, por lo que aquellos que se la salten no se perderán nada realmente importante, pero siempre es una grata experiencia desarrollar un primer vínculo con tu personaje a través de un evento traumático.

 


En tierra, lo primero que hicimos fue echar un vistazo a los tres mapas del tesoro de la zona que teníamos. Estos muestran básicamente un punto de la isla en el que, después de ser localizado, se haya un montón de tierra que excavar. Puede que sea uno de los mejores sistemas de mapas visto en un MMORPG, puesto que requiere bastante exploración y conocimiento de la zona. Tras un par de misiones sencillas, descendimos a una tumba repleta de enemigos, una mazmorra pública en la que también nos encontramos con varios jugadores. Hacía un tiempo que no jugábamos a TESO, por lo que podemos decir esto desde la perspectiva de un jugador novato: el combate es muy divertido, con mucho movimiento y grandes dosis de tensión. Es necesario estar concentrado para esquivar ataques y hechizos, lo que lo hace realmente entretenido. Pensábamos que no tendríamos mayores problemas, ya que normalmente en la parte inicial de un MMORPG los combates no suelen plantear mucha dificultad, pero nos equivocábamos. El jefe final de la tumba curaba a sus aliados (además de golpear como si fuera el mismo Satánas) y nos costó más de un intento y más de dos acabar con él. Y no fue sino por la ayuda de los jugadores que también estaban en la mazmorra. Juntos pudimos derrotar al jefe.

La cadena de misiones nos llevó hasta un nuevo asentamiento (la futura ciudad de Vivec, bien conocida en Elder Scrolls III) y de camino pudimos apreciar lo detallado que es el diseño del mundo. El equipo artístico y de desarrollo ha hecho un trabajo fantástico dotando a esta nueva región de vida. Todas las zonas te transportan y te sumergen en un auténtico mundo de fantasía, y aquellos que amasen Morrowind reconocerán muchas localizaciones. Excepcional.

 


Al margen de la historia principal, existen multitud de misiones secundarias con una amplia variedad de tareas. Hay misiones para todos los gustos y nadie está obligado a completarlas, por lo que es posible hacer que el juego se adapte al estilo de cada uno. Todo jugador puede crear su propia experiencia de juego.

Morrowind nos presenta una experiencia muy divertida, con un impresionante apartado gráfico cuidado al detalle. Todos los que no hayan probado todavía The Elder Scrolls Online o aquellos que lo hicieran hace mucho tiempo deberían echar un ojo y disfrutarlo. La primera impresión es maravillosa, y no podemos esperar a continuar nuestra aventura para ver lo que nos depara esta nueva isla volcánica.