Primeras impresiones de Lawbreakers

Beta   Valoración

mecánicas interesantes, gráficos impresionantes

requiere mucha habilidad y un buen ordenador, pocos modos de juego

Este pasado fin de semana tuvimos la oportunidad de probar la beta cerrada de Lawbreakers, el primer shooter de Boss Key Productions, un título de mucha acción ambientado en un futuro donde un gran cataclismo ha alterado la gravedad del planeta y dos fracciones se enfrentan por el dominio del globo. El trasfondo establece los cimientos de combates en entornos de poca gravedad, donde es posible volar y realizar acrobacias aéreas. Es un título que ha suscitado y suscita gran expectación, así que teníamos ganas de probarlo y ver qué ofrece.

Antes de nada, debemos hablar de su modelo de negocio. Durante algún tiempo se especuló con que fuese a ser un juego gratuito, pero finalmente se determinó que sería de pago, ya que tanto la desarrolladora como la empresa encarga de su distribución y gestión (Nexon) pretenden que esté a altura de juegos triple A del género shooter. Si hubiera que compararlo con algún juego, probablemente lo que más rápido se viene a la mente sería Overwatch, el shooter de Blizzard, algo inevitable para cualquiera que haya probado ambos.

Lo primero que llama la atención de Lawbreakers, por supuesto, es su apartado gráfico. Desarrollado con el motor Unreal 4, el juego luce espectacular incluso en configuraciones bajas, aunque el rendimiento en calidad media y ultra es discutible. Pero es un título que todavía está en fase beta, por lo que no hay que preocuparse (todavía). En cualquier caso, como decimos, incluso en una configuración gráfica baja, el juego cuenta con un estilo visual impecable.

 

lawbreakers-screenshots-68-copialawbreakers-screenshots-59-copia


Después de trastear con los controles nos decidimos a empezar a jugar, aunque nos topamos con el primer aspecto negativo. Lawbreakers carece de modo contra la IA y de un tutorial. En lugar de esto, ofrece un listado de vídeos de Youtube en los que se explican los roles y los personajes. Y no hay otra forma de descubrir lo que puede hacer cada personaje fuera de las partidas. No existe una pantalla de personalización o un perfil. De no ver los vídeos, solo se puede conocer los personajes dentro de las mismas partidas en las pantallas de selección. Si uno no quiere ver los vídeos, no queda otra alternativa que probar cada personaje por cuenta propia y aprender sobre la marcha. Por fortuna, es posible cambiar de personaje tras morir.

De los personajes, decir que (y aquí volvemos a hacer la comparación con Overwatch) carecen de personalidad. No tienen ese “algo” que los hace especiales y los dota de vida propia. Son diferentes unos de otros, sí, pero no resultan completamente únicos. Además, es imposible no pensar en el juego de BLizzard. En Lawbringers tenemos un personaje con dos pistolas que puede teletransportarse a corta distancia (¿qué tal, Tracer?) o un gigante capaz de saltar y que usa electricidad para atacar (Hola, Winston). Puede que estemos siendo un poco injustos, pero las similitudes son evidentes en muchas otras áreas del juego, por lo que es inevitable comparar.

Actualmente hay dos modos de juego disponibles: Overcharge y Turf War. Ambos están ligados al sistema de partidas rápidas, y se alterna entre uno y otro. Turf War es el clásico mapa de captura y control, con tres puntos que se desbloquean en diferente orden y que los dos equipos deben tratar de controlar para conseguir puntos. Overcharge es una especie de capturar la bandera donde hay una batería que los equipos deben recoger y llevar a su base para recargar el reactor. Al morir portando la batería, esta cae al suelo y cualquier jugador puede recogerla. Ambos modos son muy divertidos, y son jugables en cualquiera de la media docena de mapas disponibles. Siendo sinceros, esto nos dejó algo preocupados, ya que normalmente no suele haber grandes cambios a nivel de contenido entre una beta cerrada y la versión final en lanzamiento. Ahora mismo no hay opciones suficientes como para justificar un producto por el que hay que pagar.

 

lawbreakers-screenshots-50-copialawbreakers-screenshots-44-copia


Dicho esto, los mapas están bastante bien diseñados, aunque son del mismo estilo, no demasiado grandes y de similar disposición (salvo excepciones puntuales). Ya sea por el estilo realista del apartado gráfico o por la paleta de colores, hay algo que provoca que los mapas resulten, en cierto sentido, iguales.

Si hay algo por lo que destaca Lawbreakers es por su combate y los entornos con poca gravedad. Es un título muy rápido, de acción frenética y con mucha verticalidad. Aunque el hecho de que no haya tutorial, hace bastante difícil comprender cómo funcionan las zonas de baja gravedad. Tener que aprender mientras se juega, bajo fuego enemigo, no es fácil. Cada personaje tiene un tipo de movimiento diferente (como un lazo o una mochila propulsora), y estas zonas con gravedad baja tienen un impacto notable en la dinámica de las partidas.

Pero no es oro todo lo que reluce. Tanto por el ritmo de juego, los tipos de armas y la aparente ausencia de “hitpoints”, teníamos la impresión de estar jugando, más bien, a un juego asiático donde el número y los respawns rápidos y las muertes casi instantáneas condicionan los enfrentamientos. Dada la velocidad de juego, la verticalidad y que no es extraño tener enemigos encima, es evidente que se requiere mucha habilidad y bastantes reflejos para jugar a nivel competitivo. Muy pronto nos vimos sobrepasados por jugadores con más horas en sus espaldas. Es un juego que no perdona los errores y en el que los jugadores con mayor habilidad podrán disfrutar mucho, pero que deja un poco de lado a jugadores más ocasionales y los relega a personajes de apoyo, como el médico. En cierto sentido, al jugar se tiene la sensación de volver atrás en el tiempo a juegos como Unreal Tournament o Quake.

Gráfica y conceptualmente, Lawbreakers es excelente, aunque tenemos algunas dudas sobre su posible éxito debido a las barreras que existen a su alrededor. Para jugar, se requiere un ordenador decente, comprar el juego y tener bastante habilidad. Será interesante ver si consigue hacerse con un hueco en la escena competitiva, donde juegos como Overwatch (su posiblemente competidor directo) ya tiene su espacio.