Primeras impresiones de Dragon Ball Z Online

5   Valoración
Jugabilidad: 4/10
Graficos: 5/10
Rendimiento: 6/10

Gratuito, el mundo de Dragon Ball Z

Repetitivo, gráficos sencillos, historia pobre

Esta semana hemos probado el nuevo juego gratuito de AnimeGame, Dragon Ball Z Online, un título MMO para navegadores de Internet ambientado en el mundo de la famosa serie anime Dragon Ball Z y en el que, tras crear nuestro propio héroe, nos veremos inmersos en una campaña PvE en la que nos encontraremos y reclutaremos personajes icónicos de la serie.

Comenzaremos diciendo que en Dragon Ball Z Online no hay nada diferente a otros títulos de este tipo a los que hayamos jugado (que no son pocos). Tras unas cuantas horas y 25 niveles, lo único que se puede destacar en comparación con otros juegos del género es su ambientación en el universo DBZ. Dragon Ball Z Online sigue los patrones clásicos de los RPG asiáticos de la misma naturaleza, con mecánicas y características vistas en el género. La premisa básica es avanzar completando fases, reclutar nuevos héroes y mejorar cada uno de manera independiente para aumentar el BR (Battle Rating) del conjunto.

Al crear un personaje se nos da la opción de escoger entre tres clases diferentes y el sexo. Las clases son: Majin (un tipo que engloba demonios cuyas acciones requieren energía), Saiyan (de combate cuerpo a cuerpo) y Androide (centrado en contraataques). Nosotros optamos por Majin, y así quedó definido nuestro personaje principal, quien siempre debe formar parte del grupo.

 

dragon-ball-z-online-screenshots-7-copia_1dragon-ball-z-online-screenshots-8-copia_1


Completando misiones se consigue experiencia, y nuestro protagonista sube de nivel. Su nivel se utiliza como referencia para el nivel máximo permitido para el resto de personajes que reclutamos, quienes requieren de un pergamino de experiencia para subir de nivel. Cada personaje, tanto el protagonista como el resto, pueden ser equipados con seis piezas de equipo distintas para mejorar sus atributos. Nada que no hayamos visto, como ya hemos dicho.

La progresión gira en torno a la campaña. Desde el poblado inicial se adquieren misiones que nos llevan a desbloquear distintas áreas en las que hay que completar fases lineales donde nos enfrentamos a diferentes tipos de enemigos y jefes. Siendo este elemento la parte más fundamental del juego, es necesario ahondar en sus defectos.

En primer lugar, el combate es completamente automático. No es algo que no nos esperásemos, ya que es lo habitual en el género de los RPG asiáticos para navegadores, pero esto no quita que reduzca el avance a algo extremadamente sencillo. Y esto no es lo peor. El juego cuenta con demasiadas pantallas de carga. Al terminar una fase, somos transportados directamente al poblado para completar la misión y coger la siguiente, lo que nos lleva de nuevo a una zona en la que completar otra fase. Se diría casi que el proceso de carga y finalización conlleva más tiempo que las peleas en sí. Encima, en ocasiones esto no tiene sentido, porque la misión siguiente nos lleva de regreso a la misma zona y retoma la historia como si nunca hubiésemos llegado a irnos. Un sinsentido. En un momento dado estamos en un castillo, regresamos al poblado y al rato siguiente aparecemos de nuevo en el castillo, en donde debemos encontrar la manera de escapar.

No obstante, la parte más frustrante es el nivel de dificultad, sus extremos y lo predecible del desarrollo de la trama. A veces te topas con enemigos insultantemente fáciles, y otras, con enemigos imposibles de derrotar, para los que casualmente aparece un personaje conocido de la serie y te ayuda. En cualquier caso, no deja de ser una “película” en la que la IA controla tanto a nuestros personajes como a los enemigos.

 

dragon-ball-z-online-screenshots-19-copia_1dragon-ball-z-online-screenshots-15-copia_1


Otro aspecto quizá negativo del juego es su historia. Es obvio que los desarrolladores intentan asumir momentos o líneas argumentales claves de la serie Dragon Ball Z, pero lo hacen de manera apresurada, comprimiendo todo en apenas unos párrafos de diálogo. Un ejemplo evidente es el encuentro con el maestro Roshi, el viejo pervertido que en la serie trata constantemente de ver la ropa interior de Bulma y de hacerse con la parte inferior de su bikini. En el juego se asume que ya conoces todo esto y, de repente, te topas con una misión en la que un viejo quiere la ropa interior de uno de los integrantes del equipo. Al parecer no había material suficiente para elaborar misiones y tuvieron que recurrir a esto. Sin duda es un juego hecho por y para fans de Dragon Ball Z.

El contenido resulta del todo cíclico: recluta un nuevo personaje, consigue experiencia, adquiere nuevas armas y armaduras, enfréntate al jefe de turno. Y vuelta a empezar. Si a esto le añades que el combate está automatizado, todo se reduce a observar lo que ocurre mientras pinchas de vez en cuando en el botón izquierdo del ratón.

En cualquier caso, gráficamente el juego no está mal. No mucho peor que las propias animaciones de Dragon Ball Z (que, siendo honestos, dentro del mundo anime no es particularmente la serie mejor elaborada artísticamente). La banda sonora no tiene gran variedad, pero tiene mucha calidad, aunque el juego carece de control de volumen (sólo se puede activar o desactivar) y por defecto está bastante alto. Que nosotros reconociéramos, cuenta con dos pistas de audio: una para el combate y otra súper pegadiza en el poblado central.

No es un juego del que se pueda decir que destaque, pero es inevitable recomendárselo a aquellos que sean fans de Dragon Ball Z. Los que no lo son no encontrarán nada realmente que les atraiga, ya que la historia es bastante pobre y las mecánicas de juego son bastante simples y repetitivas.