Primeras impresiones de Crossout

8.5   Valoración
Jugabilidad: 8/10
Gráficos: 8/10
Rendimiento: 9/10

Creación de vehículos excepcional, gráficos asombrosos y muchos mapas y modos

Un poco tedioso para conseguir partes, partidas muy cortas

El pasado fin de semana hemos jugado a Crossout (desarrollado por Targem Games y publicado por Gaijin Entertainment), un shooter de ambientación post-apocalíptica en el que los jugadores se enfrentan en partidas por equipos conduciendo vehículos que ellos mismos diseñan y construyen. Para ello tuvimos la fortuna de contar con una cuenta especial en la que disponíamos de piezas, objetos morados, dinero y todo lo necesario para construir distintos vehículos. Lo que no teníamos es experiencia, por lo que tanto poder en manos inexpertas… una combinación peligrosa.

Nos dirigimos directamente a la sección de construcción, donde podíamos experimentar y desde donde, a través de diferentes pestañas, es posible crear un vehículo a partir de un simple chasis, escogiendo la forma, el tipo de ruedas, las armas, el motor, la cubierta y la protección. Pero aunque contásemos con decenas y decenas de opciones gracias a nuestra cuenta, nuestra escasa experiencia con el juego no nos garantizaba que los vehículos resultantes fuesen buenos en combate. Durante casi media hora estuvimos analizando todas las opciones, aunque mentiríamos si dijésemos que nuestro objetivo principal no era crear un vehículo de apariencia intimidante. Nos decantamos por una torreta automática y un lanzallamas.

Ya solo por separado el sistema de creación y montaje es increíblemente divertido, pudiendo unir y combinar distintas partes para crear una máquina de destrucción total. Crossout ofrece un sistema de personalización muy flexible e intuitivo que, aunque limitado a ciertos parámetros, se define por su multitud de posibilidades. La construcción se delimita con el número de partes, la energía usada y el peso, por lo que no es posible crear un vehículo formado por cientos de piezas (hay que tener en cuenta que cada componente es independiente dentro del juego, por lo que los tiempos de carga y los combates podrían ser demasiado exigentes para los servidores y los ordenadores de los usuarios) o de tamaño colosal. Pero todo esto es positivo.

 

crossout-screenshots-11-copia_1 crossout-screenshots-16-copia_1


Llevado a la escena competitiva, nuestra experiencia se manifestó de dos formas. Primero, nuestro vehículo daba pena, lo que pudimos apreciar en cuanto nos enfrentamos a otros jugadores cuyas creaciones eran claramente superiores. Nuestro coche resultaba ser más lento (siempre el último en llegar al combate) y poco eficiente, ya que habíamos optado por armamento de corto alcance. En segundo lugar, bueno, digamos que los shooters no son lo nuestro. Ya sea por el control del vehículo (el diseño de nuestra bestia no era el más indicado para maniobrar de manera óptima) o por el completo desconocimiento del mapa, en la primera experiencia de juego pasamos más tiempo siendo aniquilados y viendo el vehículo explotar que jugando. Al final, nuestro objetivo pasó a ser llegar al centro y quemar todo lo que se nos acercase, lo que, por otro lado, resultó ser bastante divertido.

Lo que aprendimos de la primera partida es la increíble variedad de opciones que el juego ofrece a la hora de construir vehículos. Resulta prácticamente imposible toparse con una máquina idéntica a la tuya.

Tras unas cuantas victorias (sin que nosotros interviniésemos, todo sea dicho), volvimos a la mesa de diseño con algo más de experiencia. Esta vez nos decidimos por unos lanzamisiles, incluyendo uno de misiles guiados que, al disparar, cambia la perspectiva de cámara a la del misil, pudiendo dirigir la trayectoria. Sobre papel esto es increíble, y gracias al sistema conseguimos acabar con varios vehículos enemigos, pero no es nada fácil. Más de una vez (y más de dos) nuestros misiles acabaron estrellándose contra unas rocas. Se trataba de un arma morada, por lo que no todo el mundo dispone de acceso rápido a este tipo de dispositivo, pero seguro que con mejor puntería y conocimiento del mapa es un elemento completamente devastador.

 

crossout-screenshots-03-copia_1 crossout-screenshots-33-copia_1


Y no todo es PvP. También probamos el modo cooperativo, escenarios con distintos objetivos en los que se combate contra vehículos controlados por la IA. Probamos dos tipos de misiones, una de escolta y otra de defensa de una plataforma petrolífera. Pero, una vez más, nuestro vehículo demostró no estar a la altura. Nuestros compañeros habían optado por vehículos más rápidos para hacer frente a las oleadas de asaltantes enemigos. Sea como sea, los modos PvE son muy divertidos, aunque a veces son o muy fáciles o muy difíciles.

Lo que Targem y Gaijin nos ofrecen en Crossout es un shooter de vehículos muy divertido en el que lo único negativo de nuestra experiencia de juego es la falta de habilidad. Se trata de un juego que, a priori, puede parecer simple, pero que cuenta con bastante complejidad. Es un título de mecánicas rápidas, con solo unos minutos por partida, lo que puede provocar que se vuelva repetitivo rápidamente, pero que hace que cada enfrentamiento sea frenético y con mucha acción. Además, sus gráficos son excepcionales y el diseño de escenarios es impresionante.