Análisis de Heroes & Generals

8   Valoración
Jugabilidad: 9/10
Gráficos: 8/10
Rendimiento: 7/10

Mapas enormes, combate divertido, vehículos de todo tipo

Progresión lineal, difícil ahorrar monedas de oro

Esta semana hemos jugado a Heroes & Generals, el shooter gratuito ambientado en la Segunda Guerra Mundial del estudio de desarrollo Reto-Moto. Ya lo habíamos probado con anterioridad, pero aprovechando que hace unos meses fue lanzado oficialmente, decidimos dedicarle unas cuantas horas más para ver cómo ha evolucionado desde entonces.

En Heroes & Generals podemos escoger entre tres facciones distintas (Alemania, Rusia y Estados Unidos) sin necesidad de cambiar de cuenta. Los jugadores pueden crearse personajes de cualquiera de ellas y alternar a placer antes de cada partida, ya que todos los soldados progresan de manera independiente. Cada facción dispone cinco tipos de soldado o de clases (seis, si uno cuenta los Generales): infantería, francotirador, piloto, conductor de tanque y paracaidista; aunque todo el mundo comienza como soldado de infantería. Para acceder a las otras tres, es necesario utilizar monedas de oro del juego o dinero real. Con toda esta información presente, es fácil entender por qué el juego no limita las cuentas por facciones. A efectos prácticos, la mayoría de jugadores se dedican en exclusiva a una facción, sin embargo esto no quita que pueda existir espionaje entre clanes si hablamos de un nivel más competitivo.

El sistema de equipamiento, la manera en la que se consiguen armas y nuevas piezas, gira en torno al uso efectivo y a la obtención de medallas, que a su vez sirven de pre-requisito para acceder a los objetos de mejor calidad. Por ejemplo, para poder adquirir un cuchillo es necesario comprar primero una pala como arma de cuerpo a cuerpo y utilizarla en combate para conseguir medallas de esa categoría. La obtención de armas, munición y vehículos funciona de manera similar, siendo necesario utilizar los elementos de tier bajo para conseguir acceso a los de tier alto (una vez más, este aspecto puede evitarse con dinero real). Es un proceso relativamente sencillo y bastante lineal, pero no exento de defectos. Y es que todo se estropea con el uso y requiere reparaciones. Una parte de las monedas de oro conseguidas en cada partida debe emplearse en reparar el equipo y en comprar objetos reutilizables (granadas, por ejemplo), no todo puede destinarse a la obtención de nuevo equipamiento.

 

heroes-generals-screenshots-78-copia_1 heroes-generals-screenshots-98-copia_1


El mismo esquema de progresión lineal volvemos a verlo en lo referido a modos de juego. Al comenzar, los jugadores solo tienen acceso al modo “Encounter”, un tipo de juego en el que dos equipos de quince soldados se enfrentan por el dominio de un único objetivo. Dentro, el propio juego te asigna automática a un escuadrón, lo que está muy bien, ya que te permite moverte junto a grupo y poder comunicarte con un chat especial. Sin un mini-mapa de referencia, con la única asistencia de una marca roja para determinar la última posición de un enemigo avistado por un aliado, es importante ser consciente de lo que te rodea y tener todos los sentidos puestos en el entorno. En Heroes & Generals no hay nombres sobre los personajes ni barras de vida, si un enemigo se está cubriendo con un matorral y no estás prestando atención, es fácil que ni siquiera lo veas y que te lleves un balazo en la espalda.

El modo “Encounter” es un escenario perfecto para hacerse con el juego y las mecánicas más básicas, aunque tener que combatir en el mismo mapa una y otra vez puede ser un poco repetitivo. Una vez que se sube de nivel se consigue el acceso al modo “Skirmish”, pero las colas en este modo pueden ser muy largas dependiendo de la hora del día, por lo que lo más habitual es jugar “Encounter” hasta desbloquear el modo “Assault”. Este modo supone un cambio drástico. En él, coexisten todos los tipos de unidades, los mapas son enormes y se combate por la conquista de distintas localizaciones. El equipo atacante tiene que hacerse con el control de todos los puntos de defensa, y el equipo que defiende debe tratar de mantener el control durante el tiempo establecido. Aquí entra en juego el sistema de recursos. Cada equipo dispone de una cantidad determinada de recursos para unidades de infantería, asalto, vuelo, etc. Cada vez que un soldado muere y reaparece, los recursos se gastan. Este sistema adquiere mayores connotaciones en el modo “War”, solo accesible para cuentas de nivel diez. En este modo la gestión de recursos es vital, ya que son los propios jugadores (como generales) los que determinan la cantidad en cada punto de conflicto. Al desbloquear el modo “War”, los jugadores pueden jugar como generales, distribuyendo recursos por el mapa global y determinando el devenir de la guerra.

 

heroes-generals-screenshots-90-copia_1 heroes-generals-screenshots-91-copia_1


El modo “assault” es extremadamente divertido, y no es difícil imaginar que junto a un grupo de amigos y contacto por voz lo es incluso más. Para moverse de un punto a otro, ya sea para atacar o a defender, se utilizan vehículos. Aunque uno no disponga de vehículo propio, siempre existe la posibilidad de subirse en la parte de atrás del camión de otro jugador o de utilizar una de las bicicletas que hay por los escenarios. Uno tiene la impresión de verse inmerso en una guerra real, rodeado de acción, con explosiones en la distancia y balas silbando de un lado a otro.

El rendimiento del juego en líneas generales es estable, aunque en ocasiones parece haber ciertos problemas de latencia y ocurren cosas que no deberían, como balas que fallan sobre objetivos que en realidad no están donde deberían.

 

heroes-generals-screenshots-92-copia_1 heroes-generals-screenshots-95-copia_1