World of Warships: lo bueno y lo malo

World of Warships es un simulador naval gratuito desarrollado por Wargaming dentro de la serie “World of”. En él, los jugadores capitanean sus propios barcos de guerra en batallas por equipos ambientadas durante la Segunda Guerra Mundial. Vamos a analizar el juego y extraer sus aspectos positivos y negativos para ver si se mantiene a flote o se hunde hasta el fondo del océano.

LO BUENO

Control de armamento – No nos referimos a las leyes de control de armas, sino a las torres y puestos de defensa de los barcos. El juego cuenta con un sistema muy interesante que hace que todas las torres del barco giren lentamente para apuntar hacia el lugar en el que el cursor del ratón se encuentra. Esto implica que el posicionamiento del jugador es muy importante en combate.

Realismo, desplazamiento lento – Al contrario que otros juegos del género, World of Warships es fiel a un tipo de combate entre barcos enormes donde prima la estrategia y la posición. La velocidad de desplazamiento y de maniobras es lenta, por lo que el ritmo de los combates da la impresión de ser muy realista.

Intensidad – No obstante, no todo es cruzar el océano alegremente. En situaciones de combate a corta distancia, todo se desarrolla rápido y con mucha intensidad. Se pueden ver torpedos desplazándose, armazones estallando e incendios en cubierta.

Muchos barcos – Hay cientos de barcos disponibles en el juego, divididos en clases y separados por naciones. Pueden encontrarse de todo tipo, desde cruceros a portaaviones, y también muchos barcos icónicos de la Segunda Guerra Mundial. Además, todos los barcos pueden personalizarse.

Mapas – Actualmente hay más de veinticinco mapas en el juego entre los que los jugadores pueden escoger, pudiendo visitar numerosas localizaciones. La amplia oferta supone que el juego sea muy variado en cada partida.

LO MALO

Mapas – Aunque el número de mapas sea genial, muchos de ellos cuentan con restricciones para según qué nivel de barco, por lo que no todos son accesibles. Además, pese a que los escenarios sean diferentes, al final todo se reduce a barcos en el mar.

Compra forzada de barcos – Los juegos de Wargaming utilizan un sistema mediante el que los jugadores están obligados a jugar y comprar vehículos de tiers inferiores para poder acceder a los de tiers superiores, incluso barcos que quizá no quieran comprar o con los que no quieran jugar.

Modos de juego – Aunque hay variaciones y la posibilidad de jugar en cooperative, en equipo o en clan, en esencia hay tres modos de juego: Standard, Encounter y Domination. Siendo así, y añadiendo que no somos muy diferentes unos de otros, el juego puede volverse algo repetitivo.

Curva de aprendizaje – Pese a que un límite de nivel alto, la amplia oferta estratégica del juego y aprender a jugar no son aspectos negativos, el desconocimiento de pequeños detalles puede suponer un problema para la mayoría de jugadores a la hora de disfrutar de un equipo donde el trabajo en equipo es fundamental.

Costes de reparación – Los barcos reciben daño en combate y los jugadores necesitan invertir monedas para repararlos. Esto hace que sea muy difícil ahorrar dinero para adquirir nuevos barcos, munición o modificaciones. Y esto es aún más dramático hablando de jugadores con cuentas puramente gratuitas.

Estas son los elementos que nosotros pensamos son lo mejor y lo peor de World of Warships. Dejadnos saber con un comentario en la parte inferior lo que os parece y si añadiríais algo más.

 

world-of-warships-good-bad-image