Primeras impresiones de Star Trek Online

8   Valoración
Jugabilidad: 8/10
Gráficos: 7/10
Rendimiento: 9/10

Combate espacial, historia época, mucha personalización

Gráficos algo desfasados, combate en tierra flojo, Foundry no gratuito

Durante el pasado fin de semana hemos jugado al MMORPG gratuito de ciencia ficción Star Trek Online. Ambientado, como es obvio, en el universo de Star Trek, teníamos ganas de probarlo (aunque lleve siete años ya en el mercado) con los ojos de un jugador que nunca antes lo ha disfrutado.

Armados con una cuenta gratuita, nuestra experiencia comenzó en la pantalla de creación de personajes, un principio bastante impresionante dado el número de razas disponibles y las opciones de personalización. Una de las cosas que nos ha gustado desde siempre sobre Star Trek es lo vasto de su trasfondo, la enorme cantidad de personajes y especies que existen en el universo de la franquicia, y los desarrolladores han hecho una labor increíble a la hora de recrear esta sensación. Las razas jugables se dividen en tres facciones: Romulanos, Klingon y Federación. Aunque el juego cubre la mayor parte de las razas principales, es posible crear un “alien” genérico como integrante de la Federación, una raza con el potencial de crear otras vistas en las series o en las películas, pero que no han llegado todavía al juego. En nuestro caso, como siempre que tenemos oportunidad gracias a las opciones de diseño, nos decantamos por un personaje de aspecto horrendo después de trastear un rato en la creación. En cuanto a la clase, escogimos ser Oficial Táctico (las otras dos opciones son Médico y Científico).

Creado el personaje, aparecimos en el planeta Tierra, concretamente en la Academia de la Federación. Recién graduados, aguardábamos por nuestro destino mientras compartíamos la emoción con nuestros compañeros de promoción. El desarrollo de estos primeros momentos es algo lento, pero muy acorde con lo visto en Star Trek. El entorno captura perfectamente la esencia, y aunque los gráficos estén algo desfasados, el nivel de detalle en cada zona crea una experiencia muy inmersiva que solo mejora al contar los NPCs con voces.

 


Ya en el tutorial, se nos asignó una nave y el puesto de Primer oficial. Aunque supiésemos de antemano que posteriormente llegas a ser capitán de tu propia nave, la historia es lo suficiente interesante como para que quieras saber cómo llega a ocurrir. Así nos embarcamos en nuestra primera misión, donde pronto nos veríamos acorralados por los Klingon. La acción de Star Trek Online se sitúa en una línea temporal en el que las tres facciones existentes están enfrentadas por el poder. Los atacantes abordaron nuestra nave y tuvimos que hacernos con un rifle para defendernos e ir buscando al resto de integrantes de la tripulación para repeler a los invasores. La historia es muy divertida, te da la impresión de verte como protagonista de una película, sin embargo, el combate es bastante mejorable.

En STO hay, por así decirlo, dos tipos de combate: tierra y espacio. El combate en tierra dispone el personaje con perspectiva en tercera persona y el jugador controla al personaje mediante el ratón y el teclado (en el caso de la versión en PC), pero tanto los movimientos como las animaciones resultan extremadamente lentos y poco reales. Además, el control de la cámara, en ocasiones, te impide situarte adecuadamente, o cuando te cubres, es difícil decir por qué no puedes disparar a alguien incluso aunque creas que tienes una línea visual perfecta. No obstante, pese a los problemas con el combate, la experiencia resulta entretenida.

Sin destripar la historia, tras el tutorial pasamos a ocupar la silla del Capitán, aunque es difícil determinar el momento exacto en el que este termina y comenzamos a pilotar nuestra nave en espacio abierto. Fuera como fuese, ahora íbamos a la caza de la partida Klingon que nos asaltó.

 


El movimiento en el espacio (y también el combate en este entorno) es mucho más fluido que el combate en tierra. No es de extrañar, dado que el combate espacial era el elemento esencial cuando se lanzó el juego. El combate en tierra llegó después, y nunca se ha desprendido de la sensación de ser más bien un añadido. En el espacio disponemos de control en 360 grados con las teclas W, A, S y D, pero la nave siempre tiende a estabilizarse horizontalmente, por lo que uno no puede invertir el vuelo. Lo que importa en el espacio es la posición. La nave cuenta con escudos frontales, laterales y traseros, y todos ellos tienen su propio nivel de vida. Las armas también tienen posiciones determinadas, como por ejemplo los torpedos de fotones, que requieren que el objetivo esté frente a nosotros. Es habitual tener que moverse de manera constante para evitar el daño y tratar de acabar con las naves enemigas.

El combate en sí no es muy difícil, pero nos imaginamos lo caótico que puede llegar a ser en PvP, junto y contra otros jugadores, con muchos tipos de naves distintas, cada una con sus armas y su estilo de juego predilecto. Star Trek en su más pura esencia.

La historia nunca decae, y es que si por algo destaca Star Trek Online, es por mantenernos completamente enganchados al desarrollo de la trama, enlazando las historias que han sido siendo añadidas con el paso de los años. Para que cada uno pueda experimentarlo por su cuenta, evitaremos destripar nada (los temidos spoilers), pero os garantizamos que, si sois fans de Star Trek, disfrutaréis mucho de lo que ofrece el juego a nivel de historia. No dejas de asombrarte con cada giro argumental.

 


También quisimos probar uno de los elementos más destacables de STO: Foundry. Se trata de un creador que permite a los jugadores diseñar escenarios, mapas y misiones, con sus propios enemigos, NPCs, objetos interactivos y mucho más. Si alguno habéis probado Neverwinter, sabréis de qué va esto. Se trata de una herramienta excepcional para que la comunidad diseñe contenido y genere sus propias historias dentro del universo Star Trek. Por desgracia, al contrario de lo que ocurre en Neverwinter, esta herramienta no es del todo gratuita. Uno puede acceder al contenido creado, pero no crear sin haber pasado por caja. Una pena.

¿Qué pensamos de Star Trek? En una primera impresión, el contraste entre el combate espacial y el combate en tierra es exagerado. El combate sobre superficie no es nada sólido y peca de ser complicados por culpa de aspectos que no deberían entorpecer el juego. Si no fuese por el combate espacial, probablemente el juego quedaría abandonado en el olvido. Gráficamente le pesan los años, pero se ha puesto mucho mimo en cada detalle de los diferentes mundos que se visitan, en los NPCs, en los diálogos y en los distintos personajes, por lo que, en cierto sentido, esto compensa el apartado visual. Si estáis buscando por un MMORPG de Ciencia Ficción y queréis experimentar Star Trek, el juego, sin lugar a dudas, cumple.