Primeras impresiones de Planetside 2

8.5   Valoración
Jugabilidad: 9/10
Gráficos: 7/10
Rendimiento: 9/10

Muy inmersivo, muchas opciones de personalización, combate en tierra y aire

A veces hay poca gente, es fácil morir

Nos transportamos al mundo de Auraxis para probar Planetside 2, de Daybreak Game Company (antiguamente SOE), un shooter gratuito en primera persona en el que los jugadores combaten en un mundo abierto como miembros de una de las tres facciones que se disputan el continente. El juego fue lanzado hace algo más de cuatro años como secuela del clásico PlanetSide, y trajo consigo el estilo de combate que tanto gustó a los fans del juego original.

La primera decisión a la que todo jugador se enfrenta es a la de escoger una facción. Hay tres disponibles: New Conglomerate, Vanu Sovereignty y Terran Republic. Cada una de estas facciones cuenta con su propia tecnología y tipos de vehículos, con sus ventajas y sus desventajas, pero en este punto, como nuevo jugador, no es realmente una decisión trascendental, por lo que nosotros nos decantamos por New Conglomerate.

Tras un tutorial no muy largo que enseña cómo se controla el personaje y cómo se interactúa con el mundo, nos vimos abandonados a nuestra suerte, y debemos señalar que la experiencia puede ser sobrecogedora. Dirigiéndonos a un panel de control, el juego ofrece la posibilidad de escoger una de las seis clases diferentes: asalto ligero (capaz de volar durante periodos cortos), asalto pesado (escudos y lanzacohetes), médico de combate (capaz de curar), ingeniero (repara vehículos y puede construir torreas y plantar minas), infiltrado (francotirador a larga distancia con dispositivo de camuflaje) y MAX (asalto mecanizado, un tanque andante, para que nos entendamos). El sistema de clases es increíble, ya que mientras la cuenta sube de nivel, tú puedes jugar con tus clases preferidas. Al eliminar enemigos o capturar objetivos se consiguen “certs”, con los que comprar nuevas armas y equipamiento. Y hay una cantidad inmensa de opciones para personalizar tu soldado.

 

planetside-2-screenshots-9-copia_1 planetside-2-screenshots-4-copia_1


Y esto no termina aquí. Los jugadores pueden adquirir docenas de vehículos de un solo uso. Puede hacerse uso de ellos hasta desconectarse o hasta que son destruidos. La lista va desde quads con capacidad para dos pasajeros a tanques de todo tipo y vehículos pesados que sirven de punto de spawn y como panel para modificar la clase. Y, por supuesto, también naves: bombaderos, de transporte o cazas de combate. En Planetside 2 hay combate tierra-aire, por lo que es un juego que lleva el conflicto armado a un nivel de realismo total.

Este es el planteamiento con el que se topa alguien que acabe de empezar. Hay muchas opciones, aunque al no disponer de certs para comprar vehículos (lo que probablemente sea mejor, ya que lo más seguro es que no durase demasiado en nuestras manos) todo se reduce a infantería.

Con un vistazo al mapa del mundo, vemos que este está dividido en cuatro continentes (cada uno con su propio entorno natural) por los que luchan las distintas facciones. A su vez, cada continente, se divide en docenas de territorios interconectados que requieren la captura de múltiples objetos para que tu facción lo conquiste. Y lo bonito del mundo es que no está fragmentado en instancias, sino que se trata de un mundo abierto persistente en el que se puede viajar de una zona a otra en función de las necesidades. No hay pantallas de carga (a menos que saltes directamente a la acción desde la base) y todo el mundo juega en el mismo mundo. Esto implica que tampoco hay restricción de nivel, por lo que los jugadores veteranos y los novatos comparten el espacio y luchan hombro a hombro.

 

planetside-2-screenshots-11-copia_1 planetside-2-screenshots-18-copia_1


Este último detalle es precisamente lo mejor y lo peor del juego. Es increíble ser un novato y ver en lo que podrías llegar a convertirte en el futuro, en todo momento se tiene una sensación de asombro ante los compañeros más veteranos, el trabajo en equipo de clanes organizados y las fuerzas de apoyo sobrevolando tu cabeza. Recibir órdenes de jugadores más experimentados y participar en un asalto, sin importar lo débil o inexperto que se sea, es una experiencia muy gratificante. Por otro lado, la inexperiencia puede llevar a situaciones complejas. Verse fuerza de posición y ser asesinado por un francotirador es bastante frecuente al comenzar. Al morir y ver que te ha matado un jugador de rango 120 (el más alto), es difícil no sentir frustración y pensar que es un poco injusto.

Formar parte de algo mayor que uno mismo es lo que hace brillar a Planetside 2. Resulta muy satisfactorio contribuir de alguna manera al esfuerzo bélico. Sin embargo, en ocasiones el mundo se hace demasiado grande. A veces hay muy poca gente jugando. Generalmente, las batallas más concurridas tienen lugar a determinadas horas, aunque hay acción a lo largo de todo el día. Sin embargo, en pequeños grupos es posible dirigirse a los territorios enemigos y causar estragos. Cualquier contribución a la guerra será bien recibida.

Uno de los mejores momentos en nuestra experiencia de juego fue una batalla con al menos cien jugadores en cada bando, todos tratando de hacerse con el control de un enorme puente metálico que sirve de conexión entre dos territorios. Nosotros atacando, y la facción enemiga defendiendo. Habíamos escogido la clase de médico, e íbamos constantemente de un lado a otro curando y resucitando a los aliados caídos, soldados de infantería o ingenieros que trataban de reparar tanques. Sobre nosotros, una pequeña escuadra de naves daba apoyo, y escuadrones de asalto intentaban cruzar el puente por debajo, sobre el hielo, para caer sobre el enemigo. En ambos lados, había francotiradores apostados. La batalla duró, fácilmente, unas dos horas. Al final, conseguimos hacernos con el puente. Fue una noche memorable, y una de los muchos recuerdos que hemos podido almacenar del juego.

 

planetside-2-screenshots-23-copia_1 planetside-2-screenshots-25-copia_1