Hearthstone: lo bueno y lo malo

Ambientado en el universe de Warcraft, Hearthstone es un juego gratuito multiplataforma de cartas en el que los jugadores asumen el papel de un personaje popular de la franquicia y forman mazos para enfrentarse a otros jugadores en partidas de uno contra uno. El juego tiene una amplia base de seguidores, pero cuando se descubren las cartas, ¿qué se puede decir de Hearthstone?

LO BUENO

Gráficos – el juego cuenta con su propio estilo artístico (inspirado en Warcraft, por supuesto), emulando la apariencia animada de World of Warcraft. Tanto la interfaz como las animaciones y los dibujos de las cartas tienen un aspecto impresionante.

Velocidad de juego – con un planteamiento más “casual” que otros juegos del mismo género, careciendo de fases y sistemas complejos, Hearthstone es un juego de partidas generalmente rápidas.

Distintas clases – con personajes sacados directamente de World of Warcraft, los jugadores pueden escoger distintas clases en torno a las que construir sus mazos. Cada clase tiene su propia su habilidad y cartas exclusivas.

Habilidad vs suerte – aunque es inevitable que en un juego de cartas siempre haya un elemento suerte que influye en el desarrollo de una partida, el hecho de que muchos jugadores estén siempre en los puestos del ranking más altos indica que la habilidad influye bastante a la hora de competir.

Modos de juego – Hearthstone ofrece diversos tipos de juego, como el modo arena, donde los jugadores obtienen recompensas en función del número de partidas que puedan ganar con un mazo aleatorio; el modo taberna, con distintas reglas cada semana; y, por supuesto, el modo competitivo.

Móviles – Blizzard determinó que Hearthstone es el tipo de juego que un jugador quiere llevarse a cualquier parte. Siendo así, se puede acceder a él desde dispositivos Android e iOS.

LO MALO

Mazos meta – en niveles altos de competición no hay mucha variedad de mazos. Generalmente, los jugadores profesionales utilizan los mazos de una lista muy reducida que elimina multitud de cartas y hace que otras estén presentes en casi todas las barajas.

Gratuito – aunque el juego es gratuito y cualquiera pueda jugar y llegar a los niveles más altos de competición, alguien que no esté dispuesto a invertir dinero real tendrá que jugar muchísimas horas para estar al mismo nivel que otros jugadores.

Sin chat – los jugadores no pueden comunicarse con sus adversarios durante las partidas más allá de la utilización de algunas frases pre-establecidas. Supuestamente, esto es así para evitar insultos y problemas, pero esto puede evitarse fácilmente utilizando el botón “silenciar”.

Ausencia de modo cooperativo – aunque en un juego de cartas generalmente puede decirse que no es necesario un modo cooperativo, otros títulos del género disponen de uno. Sería un gran añadido para el juego.

Mecánicas simples – para aquellos con mucha experiencia en el género y que hayan crecido con Magic, Hearthstone es un título simple más enfocado a una audiencia que prefiera evitar demasiadas complejidades.

Precio de sobres – recientemente el precio de los packs de cartas para las versiones europeas del juego (Europa y Reino Unido) ha sufrido un incremento notable, de entre el 11 y el 50% según el número de sobres que se adquieran.

Estos son los aspectos positivos y negativos que destacaríamos de Hearthstone. Dejadnos saber qué os parece y si añadiríais alguna cosa a la lista con un comentario en la parte inferior.

 

goodbad-hearthstone-image