Comparativa: SMITE vs Paragon

Enfrentamos a los, probablemente, dos MOBAs en tercera persona de más repercusión en el mercado actual: SMITE (de Hi-Rez Studios) y Paragon (de Epic Games). Debido a la perspectiva de cámara, un elemento bastante diferenciador dentro del género, se suele comparar a estos dos juegos, pero no es esto lo único que los caracteriza.

Los dos juegos pueden descargarse de manera gratuita y jugarse en varias plataformas. SMITE es accesible a través de Windows (también Steam), Mac, Xbox One y PS4. A Paragon se puede jugar en Windows y en PS4. Aunque habría que mencionar que SMITE ya tiene un par de años y Paragon apenas unos meses, pero las versiones de Mac y Xbox One de SMITE son relativamente recientes. En cualquier caso, no hay planes para portar Paragon a otras plataformas. En este aspecto, SMITE es superior ya que cubre un espectro mayor.

Como es obvio dado el tiempo que separa ambos títulos, SMITE cuenta con más personajes jugables. Actualmente dispone de más de 80 deidades de distintas religiones y mitologías. Por su parte, Paragon ronda la treintena de personajes. SMITE lanza un parche nuevo cada dos semanas, y un personaje nuevo más o menos cada mes. Paragon se mantiene en su “un héroe cada tres semanas”, pero habrá que ver cómo evoluciona el asunto con el paso del tiempo. No obstante, si ambos juegos continúan con ese ritmo, tendrían que pasar más de diez años para que los dos MOBAs estuvieran a la par.

La frecuencia con la que Paragon saca nuevos personajes compensa, en parte, la limitación de mapas y modos de juego. Solo dispone de un mapa, un escenario clásico con tres caminos por los que avanzan grupos de criaturas. Están trabajando en nuevos modos, pero no hay detalles al respecto. En contraste, SMITE dispone de diez modos de juego y cada uno cuenta con su propio mapa y sus propias mecánicas. Además, también cuenta con modos disponibles durante un tiempo limitado muy divertidos, como el reciente “Apollo’s Racer Rumble”, una especie de Mario Kart.

Pero si hay que separa a los dos juegos es que en Paragon los mapas tienen verticalidad, lo que provoca que el título se acerque más a un shooter en tercera persona con mecánicas del género MOBA que a un MOBA estrictamente hablando. En Paragon hay puentes, saltos, zonas elevadas y un nivel inferior, donde se encuentra la jungla. En Paragon, la disposición del mapa define el combate. Y esto es todavía más increíble si tenemos en cuenta que es un juego que utiliza el motor Unreal 4 (SMITE utiliza el Unreal 3), desarrollado por el propio estudio Epic Games y que podemos encontrar en multitud de otros juegos.

Otro elemento que separa estos dos gigantes es el uso de objetos, o en el caso de Paragon, “cartas”. SMITE cuenta con un sistema más tradicional, una tienda dentro del juego que resultará familiar a los jugadores de League of Legends y Dota 2 en la que se puede comprar equipamiento con oro obtenido durante la partida. Paragon, en cambio, ha implementado un elemento más propio de los juegos de cartas. Cada jugador tiene su propio mazo de cartas, y estas pueden colocarse en seis huecos durante las partidas al conseguir experiencia de cartas combatiendo (curiosamente, un sistema similar lo encontramos en Paladins, el shooter de Hi-Rez). Las cartas son de muchos tipos, y los jugadores pueden formar sus mazos para adaptarlos a su estilo de juego, aunque es necesario desbloquearlas a medida que se progresa y se compran packs con “reputación”, una especie de moneda del juego. Aunque para tranquilidad de muchos, no es posible adquirir sobres con dinero real. Además, el sistema de creación de cartas facilita la creación de colecciones. En SMITE todos los objetos están disponibles al jugar.

Cuando hablamos de monetización, cada juego toma un camino diferente. SMITE tiene una serie de dioses gratuitos y en rotación cada semana. Y los jugadores pueden alquilar o adquirir nuevos personajes con puntos de favor (que se consiguen jugando) o con gemas (dinero real). Cada dios puede adquirirse con 200 gemas (4,99 dólares). Paragon sigue la estela de Overwatch y Dota 2. Todos los personajes están disponibles de manera gratuita, y los jugadores utilizan los puntos de reputación para comprar sobres de cartas y apariencias alternativas. Con dinero real se pueden adquirir acciones sociales (emotes) y otros objetos estéticos.

En resumen, hay más características que separan ambos juegos de las que los unen. Estilos completamente distintos de juego, mecánicas y modelos de negocio diferentes, ambientación, apartado gráfico… SMITE cuenta con la experiencia de tener más años, pero no hay que subestimar el potencial de Paragon.

 

match-up-smite-paragon-image