Atlas Reactor: lo bueno y lo malo

Atlas Reactor es un juego de estrategia con turnos simultáneos en el que los jugadores se enfrentan en partidas por equipos. De ambientación futurista, ofrece un amplio abanico de personajes únicos y coloridos que disponen de habilidades especiales.

LO BUENO

Turnos simultáneos – Durante cada ronda, todos los jugadores escogen su acción en el siguiente turno. Las acciones se desarrollan en orden específico en función del tipo, por lo que los jugadores tienen que anticipar cuál será el movimiento de los rivales, ya que es posible que no estén en la casilla que uno imagina cuando llega el momento.

Jugabilidad cooperativa – Comunicarse y colaborar con los compañeros de equipo permite combinar habilidades y ataques, lo que añade un nuevo nivel de mecánicas en el juego.

Personalización – Más allá de los tipos de personaje y las habilidades únicas, cada personaje puede personalizarse con modificaciones distintas, lo que permite al jugador definir su propio estilo.

Gratuito – A principios de este año el juego se pasó a un modelo completamente gratuito. Los jugadores pueden desbloquear personajes, modificaciones y apariencias jugando y consiguiendo “Flux”.

Bluff – Al contrario que en la mayoría de juegos de este tipo, donde priman los reflejos y los tiempos de reacción, los turnos de Atlas Reactor dan al jugador la oportunidad de organizarse y pensar e incluso de engañar a los rivales. Resulta muy fácil amagar una acción para luego llevar a cabo una completamente distinta.

LO MALO

Equipos y cuentas gratuitas – Resulta frecuente ver jugadores con cuentas gratuitas que no pueden escoger los héroes óptimos en una configuración de equipo porque, sencillamente, no los tienen desbloqueados. Esto puede producir algunos inconvenientes en las partidas si el equipo contrario cuenta con jugadores que tienen a su disposición todos los personajes.

Promoción escasa – Atlas Reactor no es uno de esos juegos sobre los que se escucha hablar mucho o sobre los que se ven muchos anuncios, lo que es una pena. Se trata de un gran juego con una estrategia de marketing pobre. Por culpa de esto, que la población de jugadores aumente resulta complejo.

Mapas genéricos – Los mapas no da la impresión de que sean distintos unos de otros. Algunos ofrecen más opciones para cubrirse y espacios abiertos, pero no hay diversidad suficiente. La elección del mapa es casi irrelevante.

Modos de juego limitados – El modo principal enfrenta a dos equipos de cuatro intentando conseguir cinco puntos mediante muertes. Aunque hay variaciones sobre este modo (5vs5, más tiempo, etc.), aparte del nuevo modo “Extraction”, no hay demasiadas opciones.

Turnos de 20 segundos – En cada turno hay muchas cosas a tener en cuenta, qué hacer, lo que hará el enemigo, cómo anticiparse, qué habilidades están disponibles, qué quiere hacer el equipo… Solo veinte segundos para decidir puede ser demasiado para jugadores nuevos.

¿Qué os parece a vosotros? ¿Qué pensáis que es lo mejor y lo peor de Atlas Reactor? Dejádnoslo saber con un comentario en la parte inferior.

 

atlas-reactor-good-bad-image