Ulduar será la próxima gran mazmorra de World of Wacraft

Blizzard ha publicado información sobre el próximo parche de World of Warcraft que incluirá la mazmorra de Ulduar, el siguiente nivel en la progresión de bandas en Wrath of the Lich King.

Ulduar está pensada para que los jugadores disfruten con fantásticas piezas de armadura, campos de batalla de una extensión descontrolada e innovadores encuentros contra jefes. El diseño de la mazmorra persigue proporcionar una experiencia de banda divertida, única e innovadora, e incluye también nuevos desafíos y recompensas para jugadores de bandas avezados. En esta pequeña revelación de la nueva mazmorra de World of Warcraft echaremos un vistazo a parte del nuevo contenido que hace que Ulduar destaque. 

 
Bienvenidos a Ulduar

Muchos jugadores ya se han llevado una primera impresión de las mazmorras de Wrath of the Lich King con Naxxramas y Sartharion, pero Ulduar es el primer ejemplo del alcance tan superior y épico de las bandas: se hará evidente desde el momento en el que plantéis los pies en la estancia. La diferencia más obvia entre Ulduar y sus predecesoras es que la nueva mazmorra comprende dos zonas de banda diferentes. 
 
La primera zona alberga una batalla épica contra un vasto ejército que se encuentra entre vosotros y la propia entrada a la mazmorra. En la segunda zona os sumergiréis en el corazón de la mazmorra para poder descubrir por fin los secretos de Ulduar.


Duro de pelar

Ulduar ilustra claramente el nuevo diseño de desafíos e innovaciones que llegan con el gran abanico de opciones de esta expansión disponible para raids. Para hacer que el contenido de las mazmorras sea más accesible, una raid debe ofrecer gran variedad, pero también deben ofrecer a los jugadores una manera muy granular de ajustar la dificultad de la mazmorra. Este concepto se hizo patente en The Burning Crusade con la introducción del modo heroico, y Wrath of the Lich King está desarrollando esta idea incluso más con el nuevo modo difícil. 
 
Las luchas contra jefes con modo difícil tienen variaciones que los jugadores pueden controlar y que cambian la dificultad del encuentro. Por ejemplo, repartidos por la sección de vehículos de Ulduar hay cuatro torres defensivas que podéis destruir. Cuantas más torres dejéis intactas, más difícil será la lucha contra el Leviatán de llamas, pero las recompensas serán mejores. 
 
Ulduar no es la primera mazmorra que incluye el modo difícil, pero es sin duda la que más lo aprovecha. De 14 jefes, 11 disponen de un modo difícil que ofrece desafíos y recompensas adicionales. Ulduar atraerá una amplia gama de estilos de juego y, además, la mazmorra es de larga duración y ofrece grandes oportunidades de volver a jugar.

El nuevo señor de Ulduar ha reunido un enorme ejército de hierro para proteger la entrada a Ulduar e impedir a cualquier invitado indeseado (incluyéndoos a vosotros, especialmente a vosotros) que alcance el santuario que hay en su interior. Afortunadamente, podréis enfrentaros al Ejército de Hierro con ventaja: una pequeña flota de vehículos de asedio que estará a vuestra disposición para ayudaros en el asalto. 
 
Tú y tus amigos tendréis que utilizar estos vehículos con sabiduría para atravesar las defensas de Ulduar. Una serie de trituradoras, demoledores y máquinas de asedio estarán a vuestra disposición para otorgar facultades únicas tanto al piloto como al pasajero. Los conductores de trituradoras, por ejemplo, podrán crear charcos de alquitrán líquido que frenarán a los oponentes y a los que se puede prender fuego con ataques de efecto de área, mientras que los pasajeros de los demoledores podrán montarse en las catapultas a modo de carga para que el piloto los lance lejos. Si se usan con juicio, estas y otras facultades ayudarán a diezmar al ejército de hierro y a otras amenazas que aguardan entre vosotros y Ulduar. 
 
Una de dichas amenazas es el Leviatán de llamas. Una vez os hayáis abierto paso a través de las innumerables filas del ejército de hierro, os enfrentaréis a un enorme tanque. Mimiron construyó al Leviatán de llamas como parte de la plataforma armamentística V0-L7R-0N, lo que significa que reparte buenas tortas. 
 
Los hechizos y facultades normales no serán suficientes para derrotar a este monstruo destructivo, así que tendréis que apoyaros en vuestros vehículos de asedio para maniobrar con astucia y derrotar al jefe. Tras debilitar a la enorme máquina de guerra, tendréis que cargar a los jugadores en la parte trasera del tanque para destruir sus torretas defensivas y acabar con el Leviatán antes de proseguir. Si quisierais afrontar un nuevo desafío después de esta lucha frenética (pero divertida), podéis probar diferentes modos de dificultad ante el Leviatán. 
 
Claro está, el reto de los vehículos, el Ejército de Hierro y la batalla contra el Leviatán de llamas son solo el principio de la lucha para bandas de World of Warcraft más ambiciosa hasta la fecha. 


Podéis ver el video de introducción de Ulduar. Aquí