Primeras impresiones de Paragon

Paragon - Review thumpnail
EA   Valoración

Gráficos espectaculares, héroes diversos y divertidos

Mecánicas clásicas, partidas demasiado largas, movimiento lento en combate, poco innovador

Como ya sabéis, la semana pasada y durante este fin de semana hemos tenido la oportunidad de acceder al Early Access del nuevo MOBA gratuito de Epic Games: Paragon. Se trata de un título en tercera persona y gráficos espectaculares al que en este momento sólo pueden acceder algunos afortunados y aquellos que hayan pagado para acceder antes; pero no hay de qué preocuparse, ya que el juego será gratuito una vez sea lanzado este verano.

El género MOBA comienza a saturarse con decenas de títulos que tratan de seguir la estela de Dota 2 y League of Legends, muchos sirviéndose de las mismas mecánicas básicas, pero en ocasiones aparecen algunos que destacan sobre los demás. Veamos cómo encaja Paragon dentro de este universo tan abarrotado.

Comenzaremos diciendo que para este primer acercamiento al título, las horas que jugamos no fueron suficientes para alcanzar el rango 3, necesario para jugar partidas contra otros jugadores, así que nuestra experiencia se basa en las partidas contra bots. Sin embargo es más que suficiente para comprender cómo funciona el juego, su planteamiento y lo que uno puede esperar de él.

Partíamos de una grata primera impresión gracias a las cinemáticas y a los vídeos que Epic Games ha ido publicando. No es difícil aceptar que, hasta la fecha, Paragon es probablemente el MOBA que mejor luce visualmente. El apartado gráfico del juego es espectacular, tanto sus texturas, como los personajes, las habilidades y especialmente el mapa.

 

Paragon screenshots (5) copia_1 Paragon screenshots (6) copia_1


La primera comparación que le viene a uno a la cabeza jugando a Paragon es SMITE, otro título MOBA en tercera persona con mecánicas shooter; aunque son bien distintos. Mientras que SMITE se juega en un único nivel de terreno, Paragon ofrece distintas alturas. Los jugadores pueden subirse a riscos y otras partes del escenario para aprovecharse de la posición y atacar con ventaja. También descender a una jungla subterránea en la que encontrar campamentos de enemigos.

A efectos prácticos, el juego es un shooter en tercera persona construido sobre la base de un MOBA, con elementos más propios de este último género, como la distancia de ataque. Jugando con la arquera (Sparrow), advertimos que la distancia de ataque no es tan grande como cabe esperar. La mayoría de los combates ocurren a corta distancia, jugando con los minions y aprovechándose del terreno. Y es aquí donde destacamos el primer elemento que podría decirse negativo: la movilidad.

Durante el combate, el personaje se mueve muy despacio. Parece como si uno anduviera, lo que le resta mucho dinamismo visto en otros títulos de corte similar lanzados o anunciados recientemente (Paladins o Gigantic), donde los jugadores pueden moverse muy rápido, saltar y esquivar ataques. Cuando el enemigo está sobre ti en Paragon y quieres apartarte, sólo puedes hacerlo dándote la vuelta y corriendo, lo que no es particularmente rápido a menos que se esté en “travel mode” (modo de desplazamiento fuera de combate), la manera de correr rápido. Pero esta forma no es efectiva en combate, ya que recibirás un stun si te golpean. Sólo puede utilizarse realmente para moverse de una línea a otra y para salir de base.

 

Paragon screenshots (8) copia_1 Paragon screenshots (10) copia_1


Hablando de la base, es necesario volver con bastante frecuencia, lo que se hace pulsando la letra B. Aparte de objetos y las habilidades, regresar a la base es la única manera de curarse la vida o el maná. Pero lo que es más importante: es necesario estar en base para añadir las Cartas. Durante la partida se adquiere Experiencia de cartas (Card XP o CXP) que otorga un punto de cartas cada vez que la barra de experiencia se llena. Estos puntos se pueden gastar en cartas que se ponen en los slots correspondientes (teclas 1 a 6) y ofrecen bonificaciones, objetos y algunas habilidades con un cierto número de usos que se regeneran al volver a base.

Las cartas se personalizan a través del mazo personal de cada uno y ofrecen una manera distinta de ampliar las capacidades de un personaje más allá de las habilidades QER. Cada carta tiene un coste, por lo que es necesario decidir si desbloquear muchas cartas de nivel bajo o guardar puntos para conseguir cartas mejores. Afortunadamente se pueden descartar cartas y reemplazarlas dentro del juego, por lo que se pueden probar distintas cosas durante la partida. El sistema está muy bien y genera muchas opciones estratégicas y de adaptación, haciendo que cada partida pueda ser distinta, obligándote a adaptarse a los enemigos y su modo de juego.

Sin embargo, en esencia, Paragon puede resultar algo repetitivo. El juego se ha decantado por un estilo más tradicional de MOBA, con un único mapa, tres caminos, torres, jungla y un núcleo en cada extremo. Si uno está acostumbrado al dinamismo de otros títulos, como por ejemplo Heroes of the Storm, con múltiples modos, objetivos y mapas, Paragon puede resultar algo aburrido. Además, las partidas son excesivamente largas, llegando la mayoría a la hora cuando los equipos están equilibrados.

Sigue la línea de Dota 2 y League of Legends, con mecánicas idénticas, lo que nos hace preguntarnos si los gráficos serán suficientes para hacer que jugadores asentados ya en un título decidirán cambiar de aires.

 

Paragon screenshots (11) copia_1 Paragon screenshots (13) copia_1


El problema es que, más allá de los gráficos, Paragon realmente no innova. Más allá de la estética, este juego sólo destaca por la verticalidad del mapa (lo que es cierto que cambia bastante la jugabilidad) y la posibilidad de cambiar las cartas durante la partida. Y esto de las cartas no es realmente nuevo, ya que lo hemos visto en otro título reciente: Paladins.

Otros juegos nuevos, como pueden ser el mismo Paladins o Gigantic (por citar shooters con algunas mecánicas de juegos MOBA), Arena of Fate y Hereos of Storm, tratan de innovar y aportar ideas frescas a un género en el que comienza a haber demasiados títulos, y Paragon en ese sentido es algo decepcionante. Sus gráficos son excepcionales, pero aún le queda un largo camino si quiere competir con otros títulos y hacerse su propio hueco en el mercado.

Dicho esto, el juego es divertido. La perspectiva en tercera persona en el género MOBA es muy interesante, aunque no nos atreveríamos a decir que es un juego que sobrevivirá al hype inicial. Si le quitamos el apartado gráfico, lo más probable es que cayese en la oscuridad.