Primeras impresiones de Luna Online: Reborn

Luna Online Reborn - Review thumpnail
Beta   Valoración

Gráficos anime/chibi, variedad de clases y combinaciones

Nada realmente innovador, repetitivo en ocasiones

Esta semana hemos probado el nuevo título de Suba Games, Luna Online: Reborn, la nueva versión de un juego con ya unos años en sus espaldas (Luna Online) pero que fue cancelado tras un lanzamiento no demasiado afortunado. El publisher canadiense se ha puesto manos a la obra y le ha dado a Luna un lavado de cara para presentarlo en sociedad con mejoras notables y nuevas características que harán las delicias de aquellos que ya jugaron en su día al título original.

Se trata de un MMORPG de corte clásico, con todos los elementos que uno espera hoy en día de un juego de este género, pero que cae dentro del saco de los juegos casuales. Es mucho lo que se puede hacer en Luna Online: Reborn, pero ninguna de sus características es excesivamente compleja ni amplia. Se diría, incluso, que es un juego enfocado a jugadores jóvenes (niños y adolescentes) a los que les gusten los gráficos de estilo anime/chibi y un entorno social en el que jugar sin presiones y sin necesidad de estar absolutamente concentrados en lo que ocurre.

El juego cuenta con elementos destacables, como su PvP. Nada más crear el personaje, se nos ofrece escoger entre dos facciones (Blue Camp y Red Camp) que se enfrentan en un mundo abierto donde en ciertas zonas están habilitados los encuentros entre jugadores. No hay ninguna historia detrás las facciones, por lo que no es una decisión realmente difícil.

 

Luna Online Reborn screenshot (1) copia_1Luna Online Reborn screenshot (3) copia_1


La creación de personaje oferta una selección de caras pre-diseñadas, cortes de pelo y otras opciones menores, además de la raza, que es el aspecto más significativo a la hora de determinar la apariencia del personaje. Los jugadores pueden escoger entre tres tres razas: elfos, humanos y Majin, cada una con sus propios atributos raciales y características; los humanos tienen daño crítico adicional, los elfos, esquiva adicional, y los Majin (una especie de elfo oscuro), una característica especial: no tienen una clase base.

Los majin son una raza distinta a las otras dos, más versátil y polivalente. Por su parte, elfos y humanos tienen acceso a clases específicas a medida que suben de nivel. Existen seis tiers de clases y los jugadores tienen múltiples opciones en cada etapa, partiendo de la clase básica seleccionada. Hay más de cien combinaciones posibles, lo que es realmente impresionante. La raza majin, sin embargo, no tienen clase ni tampoco escogen entre distintas opciones cuando suben de nivel; esta raza selecciona habilidades cuando progresa; y es, sin duda, lo más interesante y único en Luna Online: Reborn.

Para nuestro análisis escogimos un majin, pero debemos decir que nos arrepentimos pronto de la decisión.

En comparación con las otras dos razas, al menos al principio, resulta una raza mucho más débil. El resto de jugadores con los que nos encontramos (elfos o humanos) eran capaces de derribar monstruos muchísimo más rápido que nosotros, por lo que completar misiones y moverse por el mundo como un majin puede ser desalentador para algunos.

 

Luna Online Reborn screenshot (2) copia_1Luna Online Reborn screenshot (6) copia_1


Y si a esto se le suma el hecho de que todos los que objetos que nos caían no podían ser usados por la raza majin (eran exclusivos de elfos y humanos, ya que al parecer ambos usan el mismo equipo) y que no encontramos ningún vendedor que nos ofreciera equipo apropiado, el camino era cuesta arriba. Además todas las misiones parecían idénticas, eliminar 10, 12, 15 o 20 monstruos (de distintos tipos).

El combate en sí es sencillo y divertido, y en PvP aún más. Pese a ser un MMORPG de estilo clásico, no tiene selección de objetivo, por lo que acción es frenética y constante. Cada poco, aparecen en pantalla notificaciones de ataques que están sucediendo entre las dos facciones.

En resumidas cuentas, para los que disfruten coleccionando mascotas, objetos decorativos para su casa o ropa distinta mientras conversan y conocen otra gente, es un juego perfecto; enfocado a jugadores ocasionales que no quieran dedicar excesivo tiempo. Si el PvE repetitivo no es un problema, es un juego interesante al que merece la pena dar una oportunidad (sabiendo en dónde se mete uno). Pese al tiempo que tiene, no tiene mal aspecto (el motor utilizado y los gráficos son los mismos que ya vimos en Luna Online) y uno jamás se encuentra solo. Hay muchísimos jugadores y la comunidad parece que crece por momentos.