Primeras impresiones de la beta de Swordsman

Swordsman - Review - Thumpnail
6   Valoración
Mecánicas: 6/10
Sonido: 6/10
Gráficos: 6/10

Interesantes opciones de control, gran variedad de clases/escuelas

Historia algo sosa, no puedes personalizar demasiado a tu personaje, los gráficos son algo anticuados.


Coincidiendo con el comienzo de su beta abierta, hoy publicamos nuestro análisis de la beta de Swordsmann, el nuevo MMORPG gratuito de artes marciales publicado por Perfect World Entertaintment. El titulo transcurre en la antigua China, donde encarnas a un superviviente de un poblado completamente aniquilado por unos desconocidos que buscaban algo, razón por la que han pasado a cuchillo a todos sus habitantes (menos a ti, evidentemente), lo que ha despertado una sed de venganza ciega en tu personaje.

El juego cuenta con 10 escuelas distintas, el equivalente a una clase en otros MMORPGs, cada una de ellas con un estilo de lucha único y bien diferenciado. El juego está inspirado en la antigua mitología china, y se basa en el popular (el menos en China) género literario Wuxia, donde los guerreros puedes ejercer proezas físicas sobrehumanas (como las que podríamos ver por ejemplo en la película Tigre y Dragón).

Al entrar al juego, se nos abrió la típica pantalla de creación de personajes donde pudimos crear nuestro avatar virtual, darle nombre, escoger su sexo y definir sus rasgos y proporciones físicas; el problema es que el juego se queda algo corto de opciones, ya que no cuenta con la misma variedad de juegos MMORPG de corte similar, lo que provoca que al final todos los personajes tengan un aspecto bastante similar.

Swordman review JeR3 Swordman review JeR2 Swordman review JeR1 Swordman review JeR8

Nosotros decidimos crear una bella luchadora con pinta peligrosa, y tras completarla entramos al juego; tras una pequeña escena introductoria empezamos nuestra aventura dentro del juego, y descubrimos una característica que nos llamó bastante la atención, ya que podemos escoger como podemos controlar a nuestro personaje. El juego cuenta con tres opciones distintas de control usando el teclado y el ratón, llamadas Swordsman Classic, Action y Traditional 3D, cada una de ellas bastante diferenciada, lo que permite que puedas escoger la forma de jugar que prefieras y que más se ajuste a tu estilo de juego. Además si no te convence el sistema que has escogido puedes cambiar en cualquier momento.

Tras escoger uno de los sistemas de control, empezamos a explorar nuestros alrededores y lo encontramos fue a una chiquilla llorosa que nos contó que nuestra villa está siendo atacado por asaltantes desconocidos que están asesinando a todos sus habitantes, por lo que nos dirigimos raudos al poblado, momento que aprovecha el juego para enseñar a movernos y a usar acciones. Los gráficos del juego son bastante correctos, ya que se resultan algo anticuados si los comparamos con MMORPGs actuales, siendo incluso peores que los gráficos de Neverwinter el anterior MMORPG de Perfect World; las texturas son bastante lisas y los objetos lejanos parecen desdibujados, y en general la calidad gráfica general deja bastante que desear.

Por otro lado, hablando de la jugabilidad, las mecánicas de combate resultan mediocres, aunque esto también puede ser debido a que hemos probado el juego a un nivel bajo, por lo que tenemos la esperanza de que el juego mejore a niveles altos, y ofrezca una experiencia de juego que valga la pena, tanto en PvE como en PvP, aunque como ya hemos dicho nuestra impresión inicial es que el combate resulta algo lento y torpe. Tras derrotar a algunos invasores, nos encontramos con un tipo con cara de tener pocos amigos que tenía la pinta de ser el líder de los atacantes, el cual no nos dejó otra opción que huir (todo esto es una escena dentro del juego) del poblado, llevándonos con nosotros una antigua espada, la cual nos dio el anciano de la aldea en sus últimos momentos de vida. Cuando estábamos a punto de ser convertidos en picadillo por un grupo de asaltantes que nos había alcanzado, apareció un héroe errante que espantó a los asesinos y nos sacó de allí de una pieza.

Swordman review JeR7 Swordman review JeR6 Swordman review JeR5 Swordman review JeR4

Tras esta primera zona ya despertamos en la ciudad del juego, donde descubrimos que el líder de los asesinos iba a asistir a una especie de reunión con otros guerreros misteriosos. Tras esto tuvimos que completar varias misiones que nos llevaban de PNJ a PNJ como pollos sin cabeza, misiones que no despertaban demasiado interés, lo cual resultaba bastante aburrido. Tras completar este seguido de misiones conseguimos localizar a nuestro objetivo, aunque el resultado fue idéntico a nuestro enfrentamiento anterior que tuvimos con él, ya que nos dio una tunda, y en el momento crítico apareció el guerrero misterioso y nos sacó las castañas del fuego de nuevo; tras lo cual nos dijo que aún no éramos lo suficientemente poderosos (¿de verdad? ¡No nos habíamos dado cuenta!) como para conseguir derrotarlo, y que para conseguirlo primero tendríamos que entrenar y mejorar. Este entrenamiento no fue otra que buscar un PNJ y escoger a cuál de las 10 escuelas de artes marciales queríamos unirnos; nada más hacerlo aprendimos instantáneamente tres habilidades y voilá, ya estábamos preparaos para derrotar al terrible enemigos hace unos minutos resultaba imposible derrotar. Tras buscarlo de nuevo, lo encontramos en una plaza, donde lo desafiamos abiertamente (quedando claro que la sutileza en uno de los puntos fuertes de nuestro personaje) tras lo cual empezó una escena en la que lo perseguíamos por los tejados de la ciudad, cruzábamos un bosque y acabamos en otra localización, donde luchamos contra un esbirro de nuestro enemigos que no resulto ser ningún desafío, y cuando estábamos a punto de acabar con él, apareció de nuevo nuestro ángel guardián para darle el golpe de gracia.

Conclusiones: la historia del juego nos resultó algo aburrida y sosa, los gráficos son algo anticuados para un juego de este calibre, y el combate da la impresión de ser algo lento y no muy inspirado. Por otro lado tuvimos la sensación de que le faltaba algo, quizá debido a que aún está en su fase beta. El juego no es ni de lejos el peor MMORPG que hemos probado, pero sí que es cierto que necesita algunas mejoras, y pulir algunas características.