Primeras impresiones de Dragonbone Dynasty

Dragonbone Dynasty - Review - thumpnail
8   Valoración
Jugabilidad: 8/10
Graficos: 8/10
Rendimiento: 8/10

Buenos gráficos, historia interesante, mucha personalización

No demasiado innovador, demasiados emoticonos en los diálogos

Como ya sabréis, esta semana tuvimos la oportunidad de probar la alpha del nuevo RPG de R2Games, Dragonbone Dynasty, un título MMO gratuito para navegadores inspirado en la cultura asiática con mecánicas tradicionales y características clásicas del género en el que mejor se desenvuelve R2Games.

El juego básicamente un RPG en el que los jugadores reclutan aliados a medida que progresan a través del contenido PvE del juego, se encargan de equiparlos con toda suerte de objetos e invierten dinero y recursos para que suban de nivel tanto el personaje principal como los distintos compañeros. De cara al combate, tenemos ante nosotros cierto componente estratégico a la hora de colocar a los diferentes personajes dentro de la formación (el juego utiliza la típica cuadrícula 3x3 a la que ya estamos bien acostumbrados); y cada personaje cuenta con sus propias habilidades, como por ejemplo atacar a un único objetivo, atacar a todos los enemigos en la columna frente a nosotros o distintos ataques en área. Cuanto más poderoso sea el personaje, mayor su capacidad de ataque, algo que se mide por el Battle Rating (BR), la estadística numérica que indica el poder del grupo.

Si ya habéis jugado a algún juego de este género, llamado hero-building, ya sabréis todo esto. En esencia, Dragonbone se sirve de las mecánicas generales de este tipo de juegos. Es el título más reciente, pero en cuanto a los elementos más básicos no hay ninguna novedad destacable.

 

Dragonbone Dynasty screenshot (1) copia_1Dragonbone Dynasty screenshot (2) copia_1


Sin embargo, de este nuevo título de R2Games nos han impresionado mucho los pequeños detalles; Dragonbone Dynasty ofrece tres clases entre las que escoger con descripciones sobre qué hace cada una y el propio trasfondo (muchos de estos RPG ni siquiera ofrecen como mínimo tres clases, y la gran mayoría no describe ni da información sobre las diferencias). Nosotros nos decantamos por el Rogue (pícaro), dejando a un lado el Sorcerer (hechicero) y el Barbarian (bárbaro). Nada más comenzar a jugar, lo primero que nos llamó la atención fueron los gráficos. La zona inicial parecía muchísimo más grande de lo habitual, y los modelos y escenarios no parecían haber sido reutilizados una y otra vez. El diseño de los personajes es excepcional (quizá habría que mencionar que las animaciones son algo sencillas), y en general el equipo de desarrollo ha hecho un trabajo visual increíble.

Uno de los elementos fundamentales de los juegos de este género es la historia, y tratándose de un RPG nosotros pensamos que es especialmente importante tener una buena historia que atrape a los jugadores y los incite a subir al máximo nivel para poder disfrutar del contenido. Y este aspecto Dragonbone Dynasty no decepciona en absoluto. Aunque la idea general haya sido usada hasta la saciedad (los ejércitos del mal que se ciernen sobre el mundo y la raza humana pide ayuda al Cielo para poder hacer frente a la amenaza), la historia no es para nada aburrida. Y al contrario de lo que ocurre en gran parte de los títulos RPG para navegadores, la traducción a lengua inglesa es fantástica. Lo único malo en cuanto a los diálogos y al desarrollo de la historia es el uso excesivo de emoticonos para mostrar lo que el personaje está haciendo, aunque esto no es más que una opinión y puede que haya gente a la que le entusiasme el “rollo kawaii”.

 

Dragonbone Dynasty screenshot (3) copia_1Dragonbone Dynasty screenshot (4) copia_1


En cuanto al combate, como no podría ser de otra forma (¿o sí?), se tiene muy poco control sobre el devenir de los acontecimientos. El jugador determina las acciones que va a llevar a cabo su equipo antes del turno y estas se ponen en cola. En el caso de no decidir, la propia IA asume el control y el combate pasa a ser por completo automatizado (lo que, todo sea dicho, en los primeros niveles parece funcionar a la perfección), aunque existe la posibilidad de determinar las habilidades que se quieren usar durante el combate en el menú de combate automático. Partiendo de la propia definición de juego, creemos que el poder interactuar resta mucha diversión, por lo que se agradece el añadido.

En lo que se refiere al género al que pertenece el juego, debemos decir que probablemente sea uno de los mejores en el mercado actual. Aunque el estudio de desarrollo no haya querido reinventar la rueda y el título carezca de elementos innovadores, R2Games ha sido capaz de aunar todas las características de los RPG para navegadores y las han puesto a buen uso. El juego es sencillo, el proceso de subir de nivel nada pesado (uno no está constantemente pensando que está perdiendo el tiempo mientras alcanza los niveles máximos) y de verdad se siente que nuestro personaje progresa dentro de una historia más que entretenida.

En resumen, uno juego altamente recomendado para los amantes del género y también para aquellos que quieran aventurarse y probarlo.