Vikings War of Clans: lo bueno y lo malo

Desarrollado por Plarium, Vikings: War of Clans es un MMO de estrategia de temática vikinga para navegadores de Internet y dispositivos móviles. En él, los jugadores deben formar su propia tribu vikinga y luchar contra los clanes de otros jugadores mientras defienden sus tierras. En este artículo vamos a destacar los aspectos positivos y negativos de Vikings y y veremos si es digno de un lugar en el Valhalla.

LO BUENO

Gráficos excepcionales – El apartado artístico del juego es increíble. Presenta una ciudad muy detallada, con edificios y personajes animados que encandilan desde el primer minuto.

Guerra total – Desde el momento en el que un jugador pierde la protección inicial es como si una diana se dibujase en su espalda. En el juego el PvP define la acción, todo gira en torno al combate entre jugadores.

Personalización – Hay muchas opciones a la hora de personalizar el clan y el estilo de juego. Los jugadores pueden escoger en qué centrarse, ya sea en el desarrollo militar o en el económico, y también el tipo de edificios que construirán y las tecnologías que investigarán.

Mundo Vikingo – entrenar bárbaros y formar una horda vikinga, asaltar poblados y saquearlos, todo lo que un amante de la cultura vikinga desea.

Árbol de tecnologías – Hay docenas de tecnologías distintas para desbloquear. Se dividen en categorías, como por ejemplo economía, espionaje o tropas. Son los propios jugadores los que deciden en qué centrarse.

LO MALO

La “fórmula Plarium” – Plarium usa el mismo esquema de desarrollo en todos los juegos. El resultado es que, dejando a un lado algunos cambios, la temática y las mejoras gráficas, da la impresión de estar jugando al mismo juego una y otra vez (si ya conoces varios).

Investigación restrictiva – Aunque hay muchas tecnologías que investigar y multitud de ramas, el hecho de que muchas tecnologías tengan como pre-requisito otras tantas hace que el orden esté prácticamente determinado desde el principio cuando sabes hacia dónde quieres ir.

Repetitivo al principio – En las primeras horas de juego todo se limita a las mismas tareas una y otra vez, lo puede ser algo desesperante para jugadores nuevos.

Pay to win – Hay demasiados elementos que pueden influir en el juego y la progresión que pueden adquirirse con dinero real, desde acelerar investigaciones y entrenamiento de unidades a comprar recursos y bonificadores.

Problemas de conexión – Ya sea al conectarse o durante el juego, Vikings parece dar ciertos problemas en la versión para móviles que requieren constante atención sobre la memoria de los dispositivos.

¿Qué os parece? ¿Os gusta VIkings: War of clans? ¿Qué aspectos destacaríais como positivos o negativos? Dejádnoslo saber con un comentario en la parte inferior.