¿Que nos encanta de… Stronghold Kingdoms?

Stronghold Kingdoms - op-ed headlogo - ES

Hoy en nuestra sección “que nos encanta de…” vamos a hablar de Stronghold Kingdoms, un juego estratégico gratuito para navegador en el que los jugadores comienzan siendo meros peones que se ocupan de construir su aldea, que pueden convertirse en señores de majestuosas fortalezas medievales al mando de grandes ejércitos con los que conquistar y dirigir las provincias cercanas. El juego sigue la ruta estándar de recolectar recursos, construir edificios, investigar nuevas tecnologías y entrenar un ejército con el que defender tus tierras o conquistar las de otros. El ritmo del juego es considerablemente más lento que otros muchos RTS, pero tiene muchos puntos positivos, los suficientes como para convertirse en nuestro RTS gratuito favorito.

SK WDWLA JeR4 SK WDWLA JeR1

  • El mapa del mundo – En el juego, tenemos distintos mapas, extremadamente detallados, de varias localizaciones y naciones. ¿Por qué esto? Pues porque jugaremos en uno u otro dependiendo de nuestro idioma. Por ejemplo, un jugador ingles podría escoger jugar en Europa, América o Reino Unido; y cada mapa está dividido en montones de ciudades/estados/aldeas, que nos resultarán familiares. Este elemento de familiaridad añade más diversión al juego, ya que hace que resulte muy divertido el poder conquistar la versión medieval de tu ciudad, ¡o dedicarte a atacar a una ciudad que es el hogar del equipo rival de tu equipo de futbol favorito!

  • El árbol tecnológico – El árbol de tecnologías del juego es probablemente el mejor que hayamos visto en cualquier otro juego, gracias a la enorme variedad de opciones que ofrece, pudiendo centrarte en mejorar tecnologías centradas en el comercio, la producción de recursos, o el poderío militar entre otras muchas opciones. Este sistema tiene un funcionamiento muy interesante, a medida que avanzas puedes decidir si seguir avanzando para desbloquear tecnologías más avanzadas, o mejorar una tecnología específica para hacerla mucho más eficiente o poderosa, y cuantos más puntos invierta el jugador en una tecnología más útil será, y más tecnologías desbloqueará. Estas tecnologías pueden hacer de todo, desde mejorar la producción de productos lácteos, aumentar la capacidad de los graneros o los almacenes, e incluso entrenar distintos tipos unidades, o volverlas mucho más poderosas.

  • Vasallos y señores – En muchos juegos estratégicos cooperativos siempre va bien tener al alguien que esté la mando, una a los jugadores y los organice, proporcionándoles protección y experiencia a cambio de lealtad. El sistema de vasallaje permite a los jugadores escoger a un señor que los proteja, a cambio de que este pueda establecer sus tropas en sus territorios, lo que le permitirá estar más cerca de sus enemigos sin que tengan que conquistar esos territorios. Este sistema beneficia mucho a los jugadores nuevos, pues pueden hacer tratos reales con otros jugadores, en los que pueden ofrecer recursos y lealtad a cambio de protección; esta característica añade realismo al juego y da mucha importancia a la diplomacia.

  • Facciones y casas – En el juego podremos crear nuestras propias facciones, que son esencialmente gremios, lo interesante de estas facciones es que sus líderes (los generales) pueden ser escogidos por los oficiales de la facción, lo cual les permite cambiar de general cuando este no cumpla los requisitos necesarios. Los generales también pueden relacionarse con otras facciones, ya sea convirtiéndolos en aliados o enemigos, e incluso pueden formar o unirse a una casa. Una casa es una alianza de facciones, en la cual los seis primeros miembros fundadores tienen la capacidad de votar para decidir si aceptan a nuevos miembros, o si entran en guerra contra otras casas. Esto es muy interesante, ya que sin buscarlo un jugador que entre en una alianza puede verse en medio de un campo de minas diplomático, ¡lo cual puede llevarte a ser parte de un conflicto a gran escala!

  • Distintos estilos de juego – En el juego, un hecho muy interesante, es que puedes progresar sin necesidad de tener que entrenar un ejército. Gracias al sistema de vasallaje, las Facciones y las Casas, no es necesario que entrenar ni a una tropa, lo que significa que no tienes que luchar si no quieres. Los jugadores pueden convertirse en granjeros, centrados en proporcionar recursos a sus facciones, en mercaderes que consiguen las mercancías más valiosas y útiles, e incluso en maestros espías que comercian con información y procurar sembrar el caos y la discordia en los territorios de sus enemigos. Para un tipo de juegos que generalmente están centrados en el combate, está muy bien que podamos disfrutar del juego sin que tengamos que reunir el mayor ejército posible.

  • El ritmo del juego – El ritmo del juego es lento, estratégico, y requiere un montón de planificación y paciencia. Stronghold Kingdoms no es un juego apto para todos los jugadores, ya que las acciones, como construir algo, entrenar unidades, o enviarlas a distintas partes del mapa, pueden tardar días en completarse, y para muchos este ritmo es demasiado lento. Aquellos (como nosotros) que le dan una oportunidad, se dan cuenta de lo interesante y complejo que es este juego, en el que puedes gestionar hasta el más mínimo aspecto de tu imperio, y que no te obliga a jugar largas sesiones, ya que con entrar unas pocas veces al día para ver si todo va bien, basta.

SK WDWLA JeR2 SK WDWLA JeR3

Estas algunas de las cosas que más nos gustan de Stronghold Kingdoms ¿Qué opináis? ¿Qué es lo más os gusta a vosotros? ¡Estamos deseando conocer vuestras opiniones!

Si quieres conocer más detalles acerca de Stronghold Kingdoms, visita nuestro perfil pinchando sobre el botón 'info' que tienes justo debajo o AQUÍ para ver nuestro análisis del juego.