Primeras impresiones de Zula

zula-review-thumpnail
6   Valoración
Jugabilidad: 7/10
Graficos: 5/10
Rendimiento: 8/10

Divertido, muchos mapas, distintas armas y configuraciones

Genérico, poco innovador, pocos modos de juego, gráficos desfasados

El fin de semana pasado probamos el nuevo shooter gratuito en primera persona de IDC/Games, Zula. Se trata de un título ambientado en tiempos modernos que nos transporta a un momento en el que dos facciones rivales se enfrentan por todo el mundo en partidas por equipos con distintos mapas y modos de juego. Tras unas cuantas horas de juego, estas son nuestras impresiones.

A primera vista podría decirse que el juego parece un poco desfasado. Sus gráficos son algo toscos y la interfaz cuenta con imágenes borrosas, ofreciendo un aspecto en general que parece propio de un juego de la década pasada. Y para ser sinceros, esta sensación no cambia tras jugar varias partidas. Zula no ofrece nada realmente innovador en el género, ni siquiera en sus modos de juego (Deathmatch, Team Deatchmatch, capturar la bandera, Wanted y Sabotaje). El que podría catalogarse como el más original (wanted) es el menos popular entre los jugadores.

No obstante, aunque los modos de juego sean bastante tradicionales, el juego cuenta con una gran variedad de mapas, de todos los tipos y tamaños, desde una pequeña ciudad a una zona en construcción o una estación de metro. Sin embargo, parece que hay unos pocos que la comunidad de jugadores realmente disfruta y suelen repetirse constantemente. Aunque obviamente el juego podría beneficiarse de más modos de juego, la amplia variedad de entornos obliga a dejar a un lado el aburrimiento. Los mapeados no son nada destacable en cuanto a su apartado gráfico, pero cuentan con numerosos detalles, recovecos en los que esconderse y elementos con los que cubrirse.

 

zula-screenshots-3-copia_1zula-screenshots-6-copia_1


El combate es muy rápido y dinámico, y los enemigos mueren con facilidad. Unas pocas balas en el cuerpo o un tiro en la cabeza son suficientes. En los enfrentamientos directos todo se reduce a quién tiene más reflejos, por lo que pusimos nuestra habilidad a prueba. No somos jugadores habituales de juegos FPS, por lo que debemos admitir que probablemente no estemos a la altura, pero no lo hicimos mal. El juego carece de un sistema de emparejamiento automático, por lo que en las salas de juego siempre terminábamos uniéndonos y enfrentándonos a jugadores de mucho nivel. Aunque las salas tienen un sistema para equilibrar los equipos (activable) y esto sirva para balancear las partidas, desde la perspectiva de un jugador solitario y nuevo se tiene la impresión de depender por completo de jugadores con mayor experiencia.

Una de las cosas más interesantes es que es posible cambiar la configuración de armas entre respawns, por lo que cada jugador tiene la opción de recurrir a combinaciones diferentes si resulta necesario para el equipo.

Aunque el juego “vende” la idea de que ofrece más de 150 armas, sería más preciso decir que existen más de 150 objetos equipables, ya que en realidad sólo hay 45 armas primarias (algunas de están restringidas por nivel y otras, limitadas a divisa premium). Estas pueden ser modificadas utilizando distintos materiales, aunque no logramos encontrar información al respecto para las armas que teníamos. Puede que no todas las armas sean mejorables.

 

zula-screenshots-19-copia_1zula-screenshots-17-copia_1


En relación a las armas, hay algo que no nos gustó en absoluto, y es que las compras en la tienda son temporales. Se pueden adquirir armas durante un día, una semana o incluso un mes, y ni siquiera es tiempo de juego, sino tiempo real. Hasta donde hemos podido ver, no hay armas permanentes.

El juego también dispone de un sistema de misiones, aunque es un elemento más bien pasivo. Generalmente las misiones te hacen jugar un determinado número de partidas en un modo concreto, conseguir tantas victorias o tantos disparos en la cabeza. Todas las que completamos fueron misiones que hubiésemos hecho sin necesidad de tener la misión. En cualquier caso, a través de las misiones se consigue más experiencia y dinero del juego.

Sea como sea, el juego es divertido. Es un FPS genérico, de apariencia antigua y sin nada realmente destacable que lo haga diferenciarse de otros títulos, pero es un juego divertido. Para jugar de manera casual es un título totalmente recomendable, pero creemos que no tiene el poder suficiente para mantener a los jugadores en él durante un periodo de tiempo prolongado.