Primeras impresiones de Seas of Gold

Seas of Gold - Review thumpnail
6   Valoración
Gameplay: 5/10
Graficos: 6/10
Performance: 7/10

Sistema de combate táctico

Repetitivo, poco innovador, gráficos del montón

Como ya sabréis a estas alturas, la semana pasada probamos Seas of Gold, el nuevo juego gratuito para navegadores de R2Games en el que capitaneamos nuestro propio barco en la era dorada de la piratería. Siguiendo el corte clásico de otros títulos RPG asiáticos, el juego cuenta con similitudes a la hora de hacer evolucionar y mejorar nuestro personaje para que sea competitivo tanto en PvP y PvE.

Nuestra primera impresión nada más comenzar no fue la mejor. Cuando uno va a crear su personaje, se le da a escoger entre cuatro personajes predefinidos (2 hombres, 2 mujeres) que parecen ser de dos facciones opuestas; el problema es que no hay ningún tipo de información, nada de texto, por lo que no se puede determinar si se corresponden con clases distintas o lo que, en teoría, diferencia a una facción y otra. Partiendo de esto, optamos por uno de los personajes femeninos (mejor esto que no la mala imitación del infame capitán Jack Sparrow).

Una vez ya en el juego, lo primero con lo que nos encontramos es con unos gráficos normalitos, quizá un poco anticuados, pero en la línea de RPGs similares. El contenido inicial se compone de misiones lineales que nos llevan a hablar con ciertos NPCs y a luchar con enemigos mientras nos muestran las mecánicas básicas. Cabe destacar que los textos son bastante genéricos, por lo que el factor RPG no es que brille particularmente. Quisimos ver si cada personaje tenía su propia historia, así que lo comprobamos, pero los cuatro personajes comienzan en el mismo lugar y tienen exactamente la historia. Tampoco es que sea una sorpresa, pero dada la falta de información inicial, había que comprobarlo.

 

Seas of Gold screenshot (3) copia_3Seas of Gold screenshot (5) copia_1


Esto a un lado, el combate y las mecánicas son un soplo de aire fresco en el tan particular género de los RPG para navegadores. Habitualmente este tipo de juegos cuenta con un combate automatizado, pero en Seas of Gold esto cambia radicalmente. Los combates consisten en batallas por turnos sobre una cuadrícula de 5x8 donde el jugador comienza en un extremo y el enemigo en otro. Por turnos, las unidades se desplazan y realizan ataques basados en las capacidades de los barcos. En general el objetivo durante los combates es eliminar a los oponentes, pero ocasionalmente nos topamos con objetivos alternativos, como capturar y controlar una casilla del mapa. Durante el combate la posición es extremadamente importante; se puede flanquear, rodear y esquivar obstáculos y aprovecharlos en nuestra ventaja.

Aparte de esto, el juego carece de innovación. Estructuralmente es el tipo de juego que ya conocemos, donde todo se centra en potenciar y su subir el “poder” de nuestro personaje, repitiendo patrones una y otra vez de manera cíclica. En Seas of Gold debemos recolectar materiales, mejorar nuestros barcos, construir nuevos y ampliar nuestra capacidad para ser más poderosos.

Las mejoras en el barco afectan al modo en el que se combate, permitiendo más opciones de ataque, movimiento y más distancia de combate. También se pueden desbloquear habilidades, aunque estas parecen no encajar. En lugar de centrarse en opciones más realistas, como pudiera ser la potencia de los cañones, nos encontramos con la posibilidad de usar el tridente de Poseidón para aniquilar a nuestros enemigos.

 

Seas of Gold screenshot (7) copia_1Seas of Gold screenshot (8) copia_1


Mientras que en otros juegos del estilo podemos reclutar mercenarios y compañeros de aventuras, en Seas of Gold lo que hacemos es contratar capitanes (por supuesto, en la taberna) a los que tenemos que proveer también con barcos; al igual que a nuestro personaje. Durante la batalla podemos invocar a estos capitanes en nuestra flota para que nos ayuden, aunque no podemos controlarlos directamente, sino que es la propia IA quien se encarga de gestionar sus habilidades. Básicamente lo que nos encontramos es una batalla de IAs con nosotros en medio (a menos que se quiera seleccionar la lucha automática para no tener siquiera que participar).

Y en el PvP no varía, lo que es del todo decepcionante. En Seas of Gold el PvP se desarrolla igual que el resto de combates. Es la propia IA quien controla al jugador enemigo al que se reta. Aburridísimo. Se puede luchar por competir en el ranking y diversas recompensas, pero el descubrir que se lucha contra la IA incluso en PvP es un jarro de agua fría.

Jugamos durante unas cuantas horas y, honestamente, aparte del componente estratégico de los combates, el juego no es nada nuevo para el género. Cuesta incluso llamarlo RPG si nos remitimos a lo dicho sobre las misiones y los textos genéricos. Además resulta difícil determinar en qué época se ambienta el juego; parece ser un juego de piratas, pero luego te topas con barcos acorazados o submarinos y te quedas a cuadros.

Lo cierto es que no disfrutamos demasiado de la experiencia. Las mecánicas que Seas of Gold ofrece no son nada nuevo y lo poco original que aporta resulta aburrido tras unas horas. El combate podría ser muy divertido, pero que el peso recaiga tanto en la IA provoca que la diversión se diluya y la estrategia pierda sentido.