Primeras impresiones de DarkOrbit Reloaded

darkorbit-reloaded-review-thumpnail
6.5   Valoración
Jugabilidad: 5/10
Graficos: 7/10
Rendimiento: 8/10

Gráficos decentes, sencillo, gratuito

Combate simple, misiones tediosas, distancias largas

Por: Josep Puig

Recientemente hemos probado el juego MMO espacial para navegadores de Bigpoint, DarkOrbit Reloaded, un título gratuito en el que los jugadores pueden formar parte de las tres facciones disponibles y combatir entre sí por toda la galaxia. Para escribir este análisis nos hemos adentrado en el universo de DarkOrbit con una cuenta nueva durante unas cuantas horas para hacernos una idea de lo que ofrece este juego y experimentar en primera persona las sensaciones de los jugadores nuevos.

Las primeras impresiones no son nada negativas, sobre todo si nos ceñimos al apartado gráfico. Los entornos y todos los modelos en pantalla han sido diseñados de una manera increíble, con movimiento en los distintos escenarios y cambios en la iluminación al desplazarnos, creando en conjunto una experiencia en 3D. Hace un par de años, DarkOrbit Reloaded acometió una serie de cambios notables, lo que sin lugar a duda ha dado al juego una nueva estructura y una apariencia asombrosa. Y el nuevo motor gráfico ha envejecido de maravilla. Nadie diría que DarkOrbit es un juego con unos cuantos años a su espalda.

Reducido a su jugabilidad, DarkOrbit Reloaded es un juego sencillo. Se sirve de la típica fórmula de completar misiones para conseguir recursos y créditos, conseguir nuevas naves y subir de nivel descubriendo nuevas habilidades en los árboles tecnológicos para ser más competitivo en PvP. Por desgracia para escribir este artículo no llegamos a probar el PvP, ya que nos centramos sobre todo en el contenido PvE y en las misiones. Sin embargo, volveremos sobre el tema en el futuro, porque es probablemente el aliciente más entretenido de DarkOrbit.

 

darkorbit-reloaded-screenshots-3-copia_1darkorbit-reloaded-screenshots-6-copia_1


En cuanto al combate, nos encontramos ante mecánicas bastante simples, lo que es bueno y malo. Básicamente todo se gestiona con el ratón, seleccionando objetivos y moviéndose, y además se cuenta con habilidades adicionales para utilizar distinto tipo de armamento, como por ejemplo rayos láser o misiles guiados. Es fácil de entender, aunque su simpleza hace que el combate sea en ocasiones un poco aburrido por culpa de carecer de esa necesidad táctica o de habilidad en el control.

En relación directa, la escasa dificultad del sistema de combate provoca que las misiones tiendan a ser tediosas. Las misiones son del tipo “vete a X lugar y elimina Y número de enemigos”, y aunque tengamos que enfrentarnos a “distintos” enemigos, el combate y la forma en la que se lucha no dejan de ser las mismas. Los enemigos, salvando algunos pequeños cambios en puntos de vida o velocidad de movimiento (nada realmente apreciable) podrían ser exactamente los mismos desde la primera lucha. Se limitan a cargar y dispararnos sin ningún tipo de estrategia o mecánica adicional. Si la IA utilizase habilidades especiales o movimientos impredecibles, quizá el combate sería más divertido, pero no es el caso. Durante las horas que probamos el juego tuvimos la impresión de estar enfrentándonos constantemente al mismo enemigo.

Pero el combate sólo es uno de los problemas existentes en cuanto a las misiones se refiere. El tiempo necesario para desplazarse entre sistemas es excesivo. Partiendo del mapa inicial, pronto se nos asignó una misión en la estación espacial de nuestra facción (localizada en la parte de arriba del mapa) que nos hacía viajar a un nuevo sector al que se llega a través de un portal que se encuentra en la parte de abajo del mapa. Al final, minutos y minutos de viaje para llegar a la zona, matar a unos cuantos enemigos similares a todos los anteriores y regresar de vuelta. Aparentemente hay unos objetos para moverse entre sectores de manera más rápida, pero nosotros no teníamos acceso a ellos, por lo que nos vimos obligados a tomar la ruta turística por la galaxia.

 

darkorbit-reloaded-screenshots-9-copia_1darkorbit-reloaded-screenshots-12-copia_1


Las misiones de combate se intercalan con misiones de recolección de minerales con los que obtener objetos y distintos elementos con los que subir de nivel y conseguir nuevas naves. Pero el problema es que el espacio de carga de la nave se llena al completo muy rápido y el proceso de recolección es también muy lento.

Nuestro primer reto real fue un encuentro en una fase instanciada en la que nos teníamos que enfrentar a oleadas de enemigos con dificultad progresiva, con más vida y daño. Pero no precisamente por la dificultad del combate, sino porque no nos dimos cuenta de que es posible comprar misiles en cualquier parte y en cualquier momento. De otro modo y sin utilizar misiles, el combate podía haberse prolongado durante horas...

¿Cómo evoluciona el juego cuando nos encontramos a nivel alto? Es difícil de decir desde la perspectiva de un jugador que acaba de incorporarse a la galaxia de DarkOrbit, pero es fácil imaginar que el tipo de progresión y el estilo de combate no van a cambiar. El problema aquí es que, aunque uno lea que el PvP es increíble y que a niveles altos el juego es muy divertido, las primeras horas en DarkOrbit pueden llegar a resultar tremendamente aburridas, hasta el punto de pensar en dejar de jugar. En este sentido, el juego sigue el estilo de juegos clásicos, con una curva de evolución lenta y la necesidad de dedicar bastantes horas para progresar.

No obstante, es un juego que recomendamos probar. Especialmente si uno es fanático de los juegos de naves y las aventuras espaciales. Es accesible desde cualquier navegador, y no requiere descarga alguna.