Primeras impresiones de Conan Exiles

conan-exiles-review-thumpnail
EA   Valoración

Gráficos asombrosos, muy divertido, el mundo de Conan el Bárbaro

Combate poco refinado, tiempos de carga largos, bugs (acceso anticipado)

Esta semana hemos podido acceder al nuevo juego de supervivencia de Funcom, Conan Exiles, un título que sigue la estela de otros juegos del género como Ark o Rust, pero que nos transporta al cruel y despiadado mundo de fantasía de Conan el Bárbaro. En este análisis hablaremos de lo que ofrece el juego y de la experiencia de las primeras horas en él, aunque bien podría ser un artículo hablando de “las muchas formas de morir en Conan Exiles”. Sentaos junto al fuego y escuchad el relato de nuestra aventura.

Lo primero que debemos hacer al comenzar es escoger un servidor entre las distintas opciones. Podemos decidir entre PvE, PvP, Hardcore, rol y PvP Blitz. Hay opciones para todos los gustos, ya sea para los que prefieren estar en un servidor donde los jugadores no puedan atacarse entre sí o para los que prefieren combatir a muerte (literalmente). Es incluso posible abrir un servidor propio y establecer las reglas que a uno le parezcan oportunas; también utilizar mods, lo que ya de por sí abre un abanico enorme de posibilidades.

 

conan-exiles-review-juegaenred-5


Una vez escogido el servidor (con algunas dificultades, ya que ha habido algunos problemas con la lista de servidores durante los primeros días), pudimos crear un personaje escogiendo entre las distintas razas del universo de Conan. Obviamente no hay elfos, enanos ni razas extraterrestres. En este punto, el juego ofrece una cantidad inmensa de opciones para personalizar el personaje, y hemos sabido que los desarrolladores quieren añadir más todavía. Se puede escoger tatuaje, color de piel, marcas y hasta el tamaño del pene.

“¿Qué?”, os estaréis preguntando. Sí, el juego cuenta con desnudez total tanto para personajes femeninos como masculinos. Pero esto no es obligatorio, ya que es una de las opciones de los servidores. Si un servidor cuenta con desnudez total, los personajes no tendrán ni un mísero paño para cubrir sus vergüenzas. En cualquier caso, esto queda atrás tras los cinco minutos iniciales en los que uno queda sorprendido, después apenas se le presta atención al hecho de que los genitales queden constantemente expuestos a la agradable brisa del desierto.

Dentro del juego nos encontramos con una interfaz bastante sencilla y una mecánica de interacción relativamente simple. Utilizando la tecla E podemos recolectar recursos (piedras, hierbas, insectos, etc.) o hablar con NPCs. Conan Exiles funciona con un patrón clásico de progresión, adquiriendo experiencia para desbloquear nuevas herramientas y estructuras con el objetivo de aumentar las posibilidades de supervivencia.

 

conan-exiles-review-juegaenred-7 conan-exiles-review-juegaenred-6


Nuestra aventura comenzó en un territorio desértico en el que, de algún modo, logramos hacernos con algo de ropa y lo necesario para construir un hacha. Tras seguir un camino llegamos a un río anchísimo en cuyos márgenes pudimos encontrar multitud de recursos, rocas y comida diversa. Pero es aquí donde comenzaron los problemas: donde hay agua, hay peligro. Muchas criaturas son hostiles, y hay que enfrentarse a ellas para sobrevivir.

Cabe destacar que el combate en Conan Exiles no es particularmente fluido o natural. Aunque es justo señalar que parece que ningún juego del género Survival destaca por su combate. Los movimientos resultan algo bruscos, pero no nos podemos olvidar tampoco de que se trata de un juego en acceso anticipado y que los mismos desarrolladores han dicho que pretenden mejorar las mecánicas de combate. Siendo así, esperamos que cuando lleguemos a la versión definitiva del juego podamos hablar de un sistema más pulido.

Adentrándonos en la jungla hallamos un campamento abandonado, lugar que parecía ideal para establecer una base de operaciones. Recolectando distintos recursos logramos reunir lo necesario para construir una pequeña casa. Con una base, tres paredes, una puerta y un tejado nuestra humilde proyección de refugio estaba lista para levantarse. Tener un lugar en el guarecerse es importante si uno quiere sobrevivir a las tormentas de arena o a los ataques de los enemigos. Por desgracia, tras treinta minutos de preparación, justo en el momento en el que nos disponíamos a empezar a construir, aparecieron tres enemigos armados con espadas y malas intenciones. No tuvimos otra opción que salir corriendo. Más tarde nos dimos cuenta de que estos campamentos “abandonados” son puntos de aparición de enemigos.

 

conan-exiles-review-juegaenred-4 conan-exiles-review-juegaenred-3


Sin alejarnos demasiado del agua, ya que es importante mantener los niveles de sed a raya, nos dispusimos a encontrar comida, una tarea algo más compleja. Enormes cangrejos, insectos y los pocos huevos que pudimos robar fueron nuestra forma de mantenernos fuertes y alimentados, pero esto no es suficiente si se quiere avanzar. Tarde o temprano es necesario recurrir a criaturas más grandes. Armados con un hacha y tras un tira y afloja con una tortuga (la típica táctica de golpear y correr) logramos hacernos con carne, pero el hambre apretaba y, sin pensar demasiado, la ingerimos sin cocinarla previamente. Esto provocó que nuestro personaje se envenenase, perdiendo una cantidad de vida determinada cada poco tiempo. Es posible elaborar medicina con ciertas hierbas, pero todavía no habíamos desbloqueado el patrón, por lo que la muerte era inevitable. Al morir, el cuerpo permanece en ese mismo lugar, por lo que uno puede regresar y recuperar todo lo que se llevaba encima. Si se ha construido una cama, es posible establecer el punto en el que se haya dejado como punto de nacimiento, pero si no se ha hecho, el personaje comienza en la zona de inicio nuevamente.

De vuelta en el mundo, seguimos el río en dirección a lo que parecía una especie de ciudad (según el mapa), pero fuimos atacados por hienas hambrientas que no tardaron en pintar el suelo con nuestra sangre. Esta experiencia nos demostró que es importante seguir el hilo de progresión y no aventurarse a lo loco sin estar preparado. A esta muerte le siguieron muchas otras, pero al final conseguimos construir una casa no demasiado grande y dormir a pierna suelta cuando cayó la noche.

 

conan-exiles-review-juegaenred-1 conan-exiles-review-juegaenred-2


En general, la primera experiencia en Conan Exiles fue muy divertida. Siendo consciente de los problemas propios de un juego en acceso anticipado y del largo camino de desarrollo que hay por delante, es un título que puede disfrutarse muchísimo, sobre todo en compañía. El punto fuerte, como es natural, se encuentra a niveles altos, con la posibilidad de crear ciudades y enfrentarse a otros jugadores.

Los gráficos son excepcionales, aunque la optimización en equipos de gama media es cuestionable cuanto menos. No obstante, en modo ultra el juego luce increíble. Para cualquiera que disfrute de los juegos de supervivencia, Conan Exiles es uno de esos juegos que no pueden dejar de probarse. Y sin duda es recomendable pagar por el acceso anticipado.