Nords: Heroes of the North

Nords - Review - Thumpnail
7   Valoración
Gráficos: 8/10
Mecánicas : 5/10
Rendimiento: 9/10

Gráficos impresionantes, personajes divertidos, historia interesante, interfaz intuitiva.

Progresión lineal, a veces resulta tedioso, demasiado guiado, demasiadas mecanicas Pay-to-Win.


Hemos dedicado unos cuantos días a jugar a Nords: Heroes of the North el nuevo RPG estratégico gratuito de Plarium que acaba de ser lanzado está disponible para Facebook y navegadores web. Si habéis leído nuestros análisis de los anteriores juegos de Plarium (Soldier’s Inc, Total Domination y Stormfall: Age of War) habréis visto que ambos juegos son muy similares, tanto que esencialmente son el mismo juego pero con una temática/aspecto/historia distinta.

Nords tampoco es completamente distinto a sus predecesores, aunque cuenta con ciertos aspectos que lo diferencian y lo alejan de estos juegos. En los títulos anteriores la sensación que tuvimos es que eran copias, pero con Nords hemos tenido la sensación de que es un salto hacia delante de la empresa, que pese a que no se aleja demasiado de sus raíces, consigue ser un juego bastante más interesante y atractivo.

Nords review JeR7 Nords review JeR6

La primera impresión que da el juego es extremadamente positiva, pues gráficamente sobresale, y deja muy atrás a sus predecesores, además de tener un estilo comic muy colorido y cómico que resulta muy simpático. Al entrar al juego somos bienvenidos por el Rey Björn el Poderoso/Bello/Espectacular (va cambiando de título en cuanto te despistas) y su leal bardo Skald, los cuales nos guiarán en nuestros pasos iniciales mediante un divertido tutorial, con diálogos muy amenos y cómicos, cosa que se acentúa aún más con el hecho de la voz del Rey Björn es la de Patrick Warburton (Joe Swanson de Padre de Familia, Jeff de Reglas de Compromiso, o agente T de Men in Black II). Estos detalles hacen que el juego destaque de juegos similares que al final acaban dándonos la sensación de que son clones, pareciéndose más a juegos de calidad para Facebook o dispositivos móviles como Clash of Clans.

Desafortunadamente tras una primera impresión muy positiva, tras jugar al juego un rato tuvimos la misma sensación de monotonía. El juego tiene muy progresión muy lineal, comenzando con un tutorial que nos guía paso a paso (lo cual no está mal), el cual deja paso a misiones que siguen diciéndonos que hacer en cada momento, que construir, que entrenar o que atacar, y como las recompensas que proporcionan estas misiones son muy jugosas, no te planteas no completarlas, ya que eso ralentizaría tu progresión. Esto quiere decir que esencialmente el juego te dice que hacer en cada momento, así que lo que acabas haciendo es seguir las órdenes de los PNJs, lo cual tenemos que admitir es bastante aburrido.

Nords review JeR2 Nords review JeR8

Esta progresión lineal con piloto automático también se hace evidente en el combate; es cierto que tenemos que entrenar a nuestras unidades, y escoger las formaciones que conformarán tu ejercito usando las tropas desbloqueadas mediante “pactos de sangre” (básicamente tecnologías desbloqueadas), pero tras formar tu ejército y escoger tu objetivo, no tienes que hace nada más. Podemos ver cómo se desarrollan los combates, lo cual está entretenido, aunque no podemos participar de ningún modo; también tenemos que decir que tras ver unos pocos combates acabas pasando de verlos y vas directamente a ver el informe de batalla para saber cuál ha sido el resultado de la batalla.

Los pactos de sangre son lo que en otros juegos serían los arboles tecnológicos, en los que firmaremos pactos con otras aldeas y regiones (no confundir con firmar pactos con otros jugadores); estos pactos de sangre tienen un orden establecido muy rígido y lineal, con el que todos los jugadores siempre consiguen las distintas unidades en el mismo orden.

Nords review JeR5 Nords review JeR4

Este sistema de tecnologías tan lineal se acentúa con otro problema existente en sus predecesores que también encontramos en Nords; el Mercado Negro. Aquí los jugadores pueden gastar esmeraldas para comprar recursos, edificios únicos y unidades muy poderosas. Estas esmeraldas se consiguen con dinero real y proporcionan una ventaja considerable aunque la mayoría de unidades están limitadas por nivel, para evitar que puedas usar dragones nada más comenzar el juego. Esto se agrava cuando descubres que los muros defensivos se compran con Esmeraldas, lo cual pone a los jugadores que no pagan en desventaja, ya que aunque es posible conseguir esmeraldas jugando, generalmente solo están al alcance de los mejores jugadores. La única forma de enfrentarte a los jugadores que gastan dinero real… no es otra que gastar tu más, ya que la estrategia o la habilidad que podemos usar en las batallas es bastante limitada. Esto hace que gastar dinero real sea vital para estar en la cima, (más que ser vital, es un requisito obligatorio) lo que hace que poder avanzar siendo un jugador casual que no gaste dinero sea prácticamente imposible. Y esto no nos gusta nada.

En general, el juego tiene un aspecto sobresaliente, parece y suena como un título de calidad y consigue que sus predecesores parezcan mucho peores; se nota que se han dedicado mucho al juego, y el nivel de detalle es sorprendente, lo que deja claro que Plarium está trabajando duro para dar un paso más allá en sus juegos. Desafortunadamente (al menos para nosotros) el juego es un exponente de que no todo lo que brilla es oro, y bajo la superficie sigue pecando en tener unas mecánicas lineales muy enfocadas al gasto de dinero, tal y como sucede en sus predecesores. Su fórmula premia demasiado a los jugadores que gasten dinero real (lo cual para ellos se refleja en ingresos), lo cual supone que los jugadores que no invierten dinero real están en desventaja; tenemos que admitir que es un gran modelo de negocio, pero no el mejor modelo para un juego free-to-play.

Nords review JeR1 Nords review JeR3

Para conocer más detalles del juego, clica en el botón INFO que tienes justo debajo.