Magic Barrage, acción en 8 bits

Magic Barrage - Thumpnail
6   Valoración
Gráficos: 7/10
Sonido: 5/10
Mecánicas: 5/10

Consigue capturar ese sentimiento retro que tanto nos gusta, el mundo es bonito y esta bien diseñado, y los movimientos son muy suaves.

Los viajes automáticos y los auto ataques, que son muy populares en el mercado asiático, pero que en el mercado occidental hacen que el juego sea demasiado sencillo.


Hoy os vamos a hablar de Magic Barrage el nuevo título gratuito para navegador de estética 8-bits de R2Games y que ha sido desarrollado por Gameguyz. El juego, que actualmente está en beta abierta, es un shooter retro de aventuras en que el que tendrás que moverte por coloridos varios mapas, esquivando flechas, bolas de fuego, acido, y todo lo que tus enemigos decidan lanzarte. El juego se aleja de los típicos gráficos 3D que vienen a ser lo estándar de los juegos de navegador actuales, y sus gráficos son claramente un homenaje a los RPG de la antigua escuela, cosa que a los jugadores de la antigua escuela encantará.

Para entrar al juego tan solo tienes registrarte en la web oficial del juego, y clicar el botón azul en el que pone “play”. Nada más entrar el juego te llevará a la pantalla de creación de personajes, donde podrás crear hasta tres personajes distintos (se puedes desbloquear más espacios, pero desconocemos si será pagando con la moneda Premium del juego), lo que viene de perlas pues el juego viene con 3 clases distintas, el clásico trio de guerrero, arquero y mago. Para nuestro análisis elegimos a un certero y letal arquero.

2_Magic-Barrage-Wallpaper-2 3_Magic-Barrage-Wallpaper-3


La primera área es un sencillo tutorial donde aprenderás las funciones de cada botón, cosa que no te llevará más que unos pocos minutos ya que el juego es bastante simple. Al avanzar por el tutorial, acabarás dentro de la cueva de un enorme dragón, que resulta que no quiere ser tu amigo y que suponemos que es el villano del juego, al que afortunadamente (para él por supuesto) no tenemos que enfrentarnos, pues un grupo de aventureros acude al rescate y te salvan de que conviertas en pienso de dragón, y mientras estos héroes anónimos hacen frente a la bestia tu personaje se mueve erráticamente presa del pánico. Tras esta secuencia el dragón huye y tu personaje aparece en el área principal del juego, donde tu aventura realmente comienza.

Las misiones del juego tienen una característica algo llamativa, ya que con un simple clic las misiones te transportan al instante delante del NPC al que tengas que hallar. Honestamente, estas mecánicas “salva tiempo” no nos gustan demasiado, ya que significa que vas a tener que hablar con un montón de NPCs un montón de tiempo, y en lugar de cortar los diálogos, han acortado el tiempo que pierdes yendo de un lugar a otro. Tras tele transportarnos unas pocas veces, y hablar con unos cuantos NPCs al fin conseguimos una misión que nos llevaba a una zona instanciada.



Cada instancia posee varios modos distintos que  pueden ser desbloqueados, que van desde fácil a extremo (nosotros solo conseguimos desbloquear hasta el modo normal). Al completar una mazmorra recibirás una puntuación que depende del tiempo que hayas tardado en completarla, lo que a su vez definirá las recompensas que recibirás al finalizarla. Las instancias tienen un objetivo muy simple, ábrete paso a través de montones de enemigos hasta que alcances la área del jefe de la mazmorra, derrótalo y voilá, ya habrás completado la misión, entonces aparecerá un portal que te llevará de vuelta a casa.

Los controles del personaje son básicamente las teclas WASD, aunque también permite el movimiento en diagonal, lo que hace que puedas esquivar los ataques más fácilmente. Tu personaje atacará en la dirección en la cliques con el ratón, o al menos así es con el arquero, lo que permite te puedas mover hacia una dirección mientras disparas en otra. En nuestra opinión el auto ataque que tiene el juego le quita  gran parte de gracia pues disparas continuamente flechas (si, son infinitas) y los enemigos generalmente mueren de un ataque, lo que provoca que la dificultad sea mínima, en un juego que ya es bastante sencillo por sí mismo.

El juego cuenta además con las características típicas en un MMO cómo gremios, sistemas para la creación de objetos, mazmorras, arenas y demás opciones, que irás desbloqueando a medida que derrotes enemigos y ganes experiencia. El juego es bastante divertido, y es sorprendentemente adictivo, al menos si no juegas con el auto ataque puesto, y lo mejor es que te hace sentir nostalgia de los primeros juegos que disfrutaste hace ya unos cuantos años.