Clash of Olympus

Clash of Olympus - Review - Thumpnail
5   Valoración
Mecánicas: 4/10
Gráficos: 3/10
Rendimiento: 6/10

Si te gusta el género, probablemente te gustará Clash of Olympus

No ofrece nada nuevo, reutiliza constantemente gráficos, mecánicas y sistemas de juego


Recientemente hemos decidido probar Clash of Olympus, el nuevo RPG fantástico para navegador de LeKool Games, que nos lleva a un mundo inspirado en la mitología griega. En el juego podremos escoger entre varias clases distintas, completar misiones, hacer avanzar la historia, desbloquear sistemas de juego e incluso enfrentarnos a otros jugadores en batallas PvP. El género de los ARPG gratuitos está bastante sobresaturado, por lo que uno de los aspectos a los que prestaremos más atención es a si es novedoso o destaca en algún punto por encima de sus competidores.

En el juego podemos escoger entre tres clases distintas, que pueden ser ambos sexos, pero lamentablemente, algo que viene siendo habitual en estos juegos, no podemos personalizar su aspecto, por lo que todos los personajes son clónicos. Un punto positivo aun así, es que las clases poseen descripciones, algo que rara vez vemos en los juegos de corte similar.

Los primero detalles del juego no resultaron demasiado prometedores, ya que los textos (en inglés) están traducidos de forma nefasta, algo que ya podemos decir que es lo estándar en el género de los ARPG gratuitos asiáticos. Como ya hemos comentado, hay algunos errores bastante garrafales, como invertir el sexo de los PNJs, o crear frases que no tienen ningún sentido.

Clash of Olympus review JeR4 Clash of Olympus review JeR5 Clash of Olympus review JeR6 Clash of Olympus review JeR7

Lo siguiente que probamos del juego, reforzaron nuestra impresión negativa del juego, ya que de nuevo, el juego abusa de las mecánicas automatizadas que parecen haberse vuelto omnipresentes en el juego, algo que parece que está en alza en los mercados orientales. Estos juegos no están diseñados para atraer a jugadores occidentales, pero parece que el coste de traducir y publicar en el mercado occidental, es menor que los beneficios conseguidos, cosa que no podemos decir que esté mal, pues no deja de ser un negocio. Dentro del juego, nos movemos de un PNJ a otro de forma completamente automática, sin que podamos hacer nada (bueno, sí, darle a next cuando aparece en la pantalla); los combates son más de lo mismo, nuestros personajes combaten por su cuenta, intercambiando ataques con sus rivales hasta que uno de los bandos derrota al otro.

Nuestros personajes tienen un atributo llamado “battle force” que se determina teniendo en cuenta su nivel, su equipo, mascotas y títulos, que determina cuan poderosos son en comparación con el resto de personajes, monstruos y jugadores que hay en el juego, lo cual te invita a conseguir constantemente el mejor equipo posible, o reclutar a los aliados más poderosos… lo malo es que el combate es muy aburrido, ya que no puedes hacer nada, y que durante gran parte del juego, tardas más tiempo en cargar la pantalla donde te enfrentas a los enemigos, que luchando contra ellos.

Clash of Olympus review JeR8 Clash of Olympus review JeR1 Clash of Olympus review JeR2 Clash of Olympus review JeR3

Si a esto le sumamos que el juego recicla hasta la saciedad mecánicas, enemigos, PNJs y fondos (incluso los dos dioses principales, Zeus y Chaos son prácticamente iguales), hace que tengamos la sensación de estar haciendo todo el rato lo mismo, ya sea luchando contra los mismos enemigos, hablando con los mismos PNJs, o combatiendo en la misma zona, con el mismo árbol detrás… esto hace que el juego se vuelva terriblemente tedioso en muy poco tiempo.

En general, el juego falla estrepitosamente en ofrecer algo interesante y novedoso al género, y no deja de ser otro clon con una temática algo distinta (aunque la historia siempre es la misma, eres el héroe salvador del mundo…). El juego resulta bastante decepcionante, y sus fallos, que no son pocos, emborronan aún más la experiencia que podamos tener, por lo que no lo recomendamos a menos que sea un auténtico fan del género.