La beta europea de World of Warcraft se despide con el Apocalipsis

Tras cerca de cinco meses de testeos la fase beta de la versión europea de World of Warcraft vio su final ayer, día 7 de febrero, para preparar los últimos detalles para el lanzamiento este viernes 11. Pero los servidores no fueron desconectados y punto, durante las horas antes al cierre, estimado para las 21:00(GMT+1), una serie de eventos hicieron tambalear todos los cimientos de Azeroth. Las puertas del infierno se abrieron y de ellas surgieron multitud de demonios y seres del averno para exterminar toda presencia de vida en el mundo. El evento fue un éxito en cuanto a participación, aunque el verdadero Apocalipsis lo supuso el lag en algunos de los servidores que hizo menos disfrutable de lo deseado el evento. A continuación os haremos un resumen de lo que sucedió en el Beta Server, el primer server de la beta y el más poblado.


World of WarCraft   World of WarCraft
Todo estaba tranquilo por Stormwind hasta que un grito fatal dio la señal de la alarma, unas bolas de fuego verde estaban cayendo del cielo y un gran estruendo se hizo sentir en el Valle de los Héroes. Así que todos los habitantes de la ciudad, sabedores de su incierto destino, se armaron y acudieron prestos a la defensa de sus hogares. Al llegar a la calle principal del distrito comercial de Stormwind los recibió el terror personificado, un Dreadlord, que sin ningún pudor destripo a cuantos alcanzaba. Por suerte, los ejércitos de la Alianza lograron matarlo tras sufrir ingentes bajas. Aunque el infierno no había hecho más que empezar. Ya que en el Valle de los Héroes se encontraba un Massive Infernal que había incendiado todo el valle, pero que también sucumbió ante el valor de los defensores.


World of WarCraft   World of WarCraft
Tras asegurar la ciudad, un mensajero llegó exhaustó desde Iron Forge, la ciudad de los enanos se encontraba en llamas y bajo asedio de los infernales. Así que tras dejar una guarnición muy numerosa protegiendo Stormwind, varios centenares de jugadores volaron en grifo o tomaron el tren subterráneo hacia Iron Forge. Allí la escena que encontraron fue demoledora, cuerpos destripados por doquier, dos Dreadlords destruyendo las defensas exteriores y un Massive Infernal dentro de la ciudad exterminando a la población. El combate que siguió fue de lo más épico y masivo y finalmente, con grandes perdidas, se consiguió expulsar temporalmente al mal.



World of WarCraft   World of WarCraft
Agotados como estaban los guerreros, llegó otro mensajero de Stormwind, el rey había sido traicionado por una de sus consejeras y su vida peligraba en la sala del trono, la terrible dragon Onyxia pretendía acabar con su existencia. Así que sin dudarlo más de 400 leales súbditos fueron en su ayuda y ahí, en la sala del trono de Stormwind se vivió una cruenta batalla entre los leales al monarca y la dragona y sus guardias draconianos.


World of WarCraft   World of WarCraft
Pero esta no iba a ser la última batalla del día antes del final, ya que las puertas de Stormwind volvieron a ser atacadas por las huestes infernales, esta vez, varios guardias infernales de élite que durante más de una hora masacraron a todos los defensores. No fue hasta la llegada del ejército que había marchado a Darnassus que Stormwind no consiguió expulsar a tan infectos seres. Curiosamente, aún y cuando las ciudades de la Horda también se encontraban bajo asedio más de un atrevido aventurero de la Horda se acercó a la capital de la Alianza, aunque su vida fuera sesgada rápidamente por los defensores.


World of WarCraft   World of WarCraft
Al llegar la calma y no sucederse más ataques, los jugadores decidieron pasar sus últimos momentos realizando duelos de lo más variados para ver quien era el mejor luchador. Finalmente, la voz del destino llamó a todos los que habían ayudado a hacer grande esta Beta europea y todo el mundo se agolpó en la entrada de Stormwind. Centenares de jugadores que se dedicaron a bailar, reir, llorar, lanzar fuegos artificiales hasta que la fatídica cuenta atrás empezó. Y al terminar, la negrura nubló la vista de todos y nunca más volvieron a despertar...