Descubre más localizaciones de Eye of the North

NCsoft ha publicado la descripción de dos nuevas zonas incluidas en la inminente expansión para Guild Wars: Eye of the North. En concreto nos detalla el Bosque de Mirto y la Costa de Bronce. Os dejamos a continuación con sus descripciones.


El Bosque de Mirto y la Costa de Bronce


Los Asura de la Costa de Bronce son una gente diminuta pero muy brillante que hasta hace bien poco vivía en las Profundidades de Tyria, donde solían hacer tratos con los enanos, los rebeldes y otras razas subterráneas. Sin embargo, los Destructores, una peligrosa raza proveniente de un lugar incluso más profundo, invadió sus hogares obligándoles a salir a la superficie. Ahora, los Asura deben aprender a sobrevivir en un mundo extraño, hostil y con una luz demasiado resplandeciente. A pesar de eso, los supervivientes se encuentran divididos; mientras unos anhelan regresar a su imperio subterráneo el resto da a sus tierras por perdidas y creen que su futuro yace entre esas razas desconocidas que habitan en la superficie del mundo.


Guild Wars


Los Asura escaparon de las hordas de invasores Destructores a través de puertas mágicas que conectan las cavernas de las Profundidades a lo largo y ancho de Tyria. Aunque estos refugiados alcanzaron la superficie en diferentes lugares, la mayoría de los escapados aparecieron por toda la Costa de Bronce, a lo largo del Mar del Pesar desde los restos sumergidos de Orr. Aquí encontraron ruinas abandonadas con una gran energía mágica, el lugar perfecto para que esta raza de magos estudiosos se asentara y continuara practicando sus experimentos. El Bosque de Mirto, el mayor de estos asentamientos, está situado en la parte occidental del gran cañón conocido como Tierra Hendida. Muchos Asura se reúnen en estas ruinas mágicas para intercambiar ideas y hacer planes para el futuro.


Guild Wars


Estos seres trajeron consigo su cultura, su herencia y su arquitectura, reformando las ruinas mediante trucos mágicos para hacerlas más parecidas a sus hogares subterráneos. Además de pirámides y grandes puertas, los Asura construyeron generadores geomísticos para canalizar las energías mágicas que desbordaban la Costa de Bronce y así profundizar aún más en sus investigaciones. También crearon grandes forjas y hornos con el fin de fabricar prototipos y dar el toque final a los artefactos mágicos. Los Asura no son un grupo de escolares eruditos, sino que son inventores y constructores. Y sus creaciones tienden a funcionar casi siempre.


Guild Wars


Además de artefactos mágicos y arquitectónicos, esta raza trajo al Bosque de Mirto otra importante parte de su cultura: el juego del polymock, que empezaron a difundir entre las otras razas que habitaban la superficie con distintos grados de éxito. El maestro de polymock, un Asura llamado Hoff que vive en el Bosque de Mirto, estará más que dispuesto a instruir a aquellos individuos que se encuentren interesados en saber cómo se juega.
En el Bosque de Mirto también habita Mamp, lo más parecido a un líder entre los Asura. Mamp es un genio, como muchos de los Asura, pero su genialidad estriba en una habilidad innata para hacer que los otros trabajen unidos, poniendo a un lado las rivalidades y los conflictos personales por el bien común. Ese aire de genio loco le permite reunir a individuos diferentes, establecer conexiones importantes y encontrar combinaciones que son mucho mejores que la suma de sus partes. Pero en el fondo es más un pastor de gatos que un líder, como les gusta a la mayoría de los Asura.


Guild Wars


Una cosa puede darse por cierta y es que los Asura se adaptan a las circunstancias y además se enorgullecen de su habilidad para lograr nuevos desafíos con la fuerza de su prodigioso intelecto, un orgullo que no dudan en mostrar a todos. Enfrentados con la inminente destrucción de su raza a manos de los Destructores, encontraron nuevas tierras que poblar, nuevas razas con la que aliarse o manipular y nuevas oportunidades a las que echar el guante y de las que sacar ventaja. Está claro que los Asura no tienen ninguna duda de que van a triunfar.