Comparativa: Dungeons & Dragons Online vs Neverwinter

DDO v Neverwinter - Matchup article - headlogo

En la comparativa de hoy vamos a meternos de lleno en el mundo de Dungeons & Dragons comparando a los dos MMORPGs más conocidos que se basan en D&D: Dungeons & Dragons Online y Neverwinter. Aunque ambos juegos comparten similitudes bastante obvias, de hecho son muy distintos, si comparamos sus trasfondos, sus conceptos, sus estilos de combate y sus modelos económicos.

La diferencia principal entre ambos juegos es donde transcurren; Dungeons & Dragons Online (DDO) que recordemos, fue lanzado mucho antes, nos lleva a Eberron, un mundo muy interesante, aunque no muy conocido más allá de los fans de D&D, en el que la magia y la tecnología steampunk se mezclan para dar vida a un lugar único. Aunque con la introducción de la Infraoscuridad, DDO ha dado un paso hacia los Reinos Olvidados (aunque desde un punto de vista argumental los multiversos pueden estar vinculados de algún modo), que es donde sucede Neverwinter, sin lugar a dudas el mundo más conocido de D&D, que ya hemos podido explorar con populares juegos como Baldur’s Gate 1 & 2, los Icewind Dale y los distintos Neverwinter Nights.

Además de donde transcurren los juegos, otra diferencia es en que versión de D&D se han centrado para crear los juegos, DDO usó la versión que había cuando el juego se lanzó (2006) que en ese momento era la 3.5, mientras que Neverwinter uso la 4ª edición que salió un año más tarde. Los dos sistemas funcionan de forma muy distinta, ya que la edición 3.5 permitía mucha más personalización de los personajes con una amplia variedad de habilidades, logros y habilidades, cosa que hemos visto reflejada en DDO ya que nos permite crear personajes realmente únicos, con roles muy específicos. Los logros permiten a los jugadores escoger rasgos de una enorme lista cada tres niveles, del mismo modo que lo haríamos en el juego de mesa, por lo que pueden mejorar habilidades como regateo o escuchar, la cual les sirve para detectar a enemigos que se acercan.

En comparación Neverwinter es mucho más “moderno” ya que usa la 4ª edición (aunque no usa la 4ª edición más actual), lo cual hace que el sistema del juego sea mucho más simple y no ofrezca tantas opciones a la hora de personalizar a los personajes, centrándose mucho más en la progresión de cada clase y de sus roles asignados, siendo así mucho más parecido a lo que veríamos en un MMORPG moderno. Los hechizos/habilidades están clasificados en tres categorías: poderes que podemos usar a voluntad cada turno, poderes de encuentro que podemos usar una vez en cada batalla, y poderes diarios que solo podemos usar una vez al día. Al incorporar este sistema al juego, han hecho que los poderes a voluntad sean los ataques que usamos constantemente, que los de encuentro tengan un tiempo de enfriamiento bastante largo, y que los diarios se vayan cargando a medida que combatamos o sanemos a nuestros aliados. Este sistema limita bastante la personalización a la hora de crear a nuestros personajes, aunque pueden desbloquear nuevos hechizos a medida que vayan subiendo de nivel, aunque la principal forma de personalizar a los personajes viene con los puntos de talento, que pese no estar inspirados en las reglas de D&D funcionan bastante bien, y con las especializaciones que podemos escoger al nivel 30. Si comparamos DDO y Neverwinter, el último se queda bastante corto a la hora de ofrecer opciones para hacer a nuestros personajes únicos.

Si hablamos de clases, DDO tiene 13 clases distintas, mientras que Neverwinter tiene 8; aunque a primera vista parece que Neverwinter pierde esta competición, tenemos que recordar que hay siete años de diferencia entre ambos juegos, por lo que DDO ha tenidos MUCHO más tiempo para añadir clases nuevas. También tenemos que decir que técnicamente Neverwinter tiene el doble de clases si tenemos en cuenta que cada una de las subclases está muy diferenciada; por otro lado también podríamos decir que DDO permite que podamos mezclar varias clases (un total de tres) distintas para conseguir muchísima diversidad, aunque también podemos centrarnos en ser una clase pura. Para nosotros en este aspecto gana DDO. Dicho esto, cuatro de las clases de DDO son premium, lo que significa que los jugadores tienen que gastar Turbine Points (la moneda premium del juego) o adquirir una suscripción para poder jugar con ellas, mientras que en Neverwinter todas las clases son gratuitas.

La misma comparación puede hacerse para las razas disponibles en ambos juegos, ya que es un aspecto muy importante tanto en D&D, como en los MMORPG en general. Ambos juegos tienen una impresionante selección de 12 clases distintas, pero su disponibilidad también varía enormemente dependiendo del modelo económico de cada juego. DDO tiene solo 4 razas genéricas con las que podemos jugar de forma gratuita, mientras que Neverwinter cuenta con 8 razas que podemos conseguir de forma gratuita. DDO cuenta con 8 razas por las que tenemos que pagar, de las cuales 4 son “personajes icónicos” de una raza y clase predefinida, como por ejemplo los Shadar-kai, que comenzarán a nivel 15 siendo pícaros (aunque después podemos escoger subirlos con otra clase). En comparación las razas adicionales de Neverwinter son más recompensas adicionales para los jugadores que escojan comprar los packs de expansión opcionales (actualmente hay 3). La excepción es la raza dracónica, que solo puede conseguirse en “Dragonforged Lockbox” las cuales solo se abren con “Enchanted Keys” que solo podremos comprar con Zen (la moneda premium de Neverwinter), y como las recompensas de estas cajas se generan de forma aleatoria, nunca sabes si te va a tocar.

Si hablamos en términos de dinero necesario para jugar, Neverwinter ofrece más razas y clases de forma gratuita, por lo que se alza como ganador en este campo.

La mayor división entre ambos juegos viene a la hora de definir a que contenidos podemos acceder sin pagar. Dungeons & Dragons Online fue originalmente un juego de suscripción, por lo que muchos de sus contenidos aun a día de hoy son de pago, incluyendo sus “Packs de Aventuras”, que son esencialmente áreas nuevas y cadenas de misiones que se lanzan como parte de actualizaciones o expansiones. Los jugadores con suscripción VIP consiguen estos packs automáticamente, mientras que los jugadores sin suscripción pueden comprarlos de forma individual (aunque cuestan de 3 a 15$ dependiendo de su tamaño), y los jugadores que compren las expansiones tendrán que pagar por estas aventuras de forma separada (a menos que sean jugadores VIP, aunque también tienen que pagar por las expansiones). En Neverwinter no hay restricciones a la hora de entrar en zonas o completar misiones, todas están disponibles para todos los jugadores una vez se hayan lanzado los módulos, y por lo único que tendrán que pagar los jugadores es para obtener clases, razas y monturas nuevas, además de algunos objetos especiales (lo cual es un poco Pay-to-Win).

Otro punto de importancia es que Neverwinter tiene la Foundry, una herramienta que les permite crear sus propias misiones instanciadas, en las que podrán crear los entornos que quieran, usando cientos de objetos distintos, como edificios, arboles, caminos, tabernas o mazmorras que podremos decorar con mesas, carteles, luces y todo tipo de accesorios. Una vez construida la zona podemos poblar estas áreas con trampas, monstruos y PNJs, a los que podrás proporcionar habilidades únicas, e incluso podrás crear eventos que se activen cuando los jugadores completen determinadas acciones. Puedes hacer que los PNJs tengan líneas de dialogo, lo que te permite crear conversaciones con múltiples opciones y distintos resultados. Y lo mejor de todo es que puedes compartir estas aventuras con el resto de la comunidad, sin importar el nivel que tengas, ya que escalan con el nivel. Es de lejos el mejor sistema de Neverwinter, y no solo lo diferencia de DDO, lo diferencia de la gran mayoría de MMORPGs.

Ambos juegos tienen sus pros y sus contras; DDO tiene muchas más opciones de personalización y contenidos, pero fuerza a los jugadores a ser suscriptores ya que limita la mayor parte de sus contenidos. Por otro lado Neverwinter es un 95% gratuito, ya que consigue sus ingresos principalmente por cosas cosméticas o por objetos, lo cual hace que sea un poco Pay-to-Win. Los estilo de combate de ambos juegos son completamente distintos, ya que DDO es mucho más desafiante, con enemigos muy difíciles y trampas que pueden acabar con jugadores de nivel alto de un plumazo, mientras que Neverwinter es mucho más casual y sencillo, y sufre de que incluso a niveles altos sea mucho más fácil, hasta el punto que subir de nivel es un trámite, aunque tenemos que admitir que los combates de acción de Neverwinter son mucho más atractivos y entretenidos. Al final que juego es mejor acaba siendo algo muy personal, ya que depende de cuáles son tus prioridades, ambos son juegos interesantes, al menos si tienes el estómago para jugar a DDO pese a tener unos gráficos que ya casi tienen una década.

DDO v Neverwinter - Matchup article - infographic

Si queréis descubrir mas detalles de estos juego podéis echar un vistazo a nuestro perfil de los juegos clicando en el botón INFO que tenéis debajo.

Neverwinter


Jugar Información


Dungeons & Dragons Online


Jugar Información