Carta al Rey Conan, el Río del Trueno

A Su Majestad el Rey Conan
Palacio Real
Tarantia, Aquilonia



Capitán Parsis Lecto
Río del Trueno
Aquilonia


Mi Rey,


Con todo mi pesar me veo en la obligación de relatarle los últimos y más graves incidentes acaecidos. Hemos perdido el contingente de Dragones Negros enviados en apoyo de los soldados Aquilonios destinados en el Río del Trueno. Le escribo la presente misiva con la firme esperanza de que le llegue antes de que más vidas sean malgastadas en una guerra en la que no podemos vencer.


Age of Conan


En su viaje hacia las tierras del norte, mis cincuenta soldados Dragón Negro han padecido numerosas emboscadas. Las bajas se multiplicaron en cada una de ellas, sin embargo, fueron menores que las sufridas por los agresores, aunque pronto supusieron un alto índice de mortalidad en el grupo. Medio centenar de hombres, incluso para la élite de Dragones Negros, resulta insuficiente para luchar contra hordas de salvajes Pictos y los ejércitos de bandidos que pueblan esta envenenada tierra, Señor. La sola habilidad de un soldado con su espada y su formación para la batalla resultan insuficientes para afrontar una desigual lucha de tres enemigos por cada uno de nuestros hombres.


Age of Conan


Tan sólo resistimos vivos siete guerreros, en el momento en el que le escribo esta misiva. Nos hallamos inmovilizados dentro de un laberinto de cuevas interconectadas, no muy lejos de la fortaleza controlada por nuestras fuerzas, pero separados por un bosque de flechas sangrientas. Oímos sus tambores de guerra. Sus aullidos en la noche. Pronto vendrán a por nosotros


Sólo nos resta vender muy caras nuestras vidas. Dos de nuestros hombres se desprenderán de sus armaduras para actuar como mensajeros. El primero, Learchus, es mi corredor más veloz. Él se asegurará de que esta carta llegue a sus manos, mi Señor. El segundo, Kalratha, intentará llegar hasta la fortaleza para informar al general Lupercus. Si corre como el viento del norte puede que sigamos vivos para cuando el general acuda en nuestra ayuda.


Age of Conan


Ante la cercanía de la muerte paso a relatarle nuevos detalles de la situación. Los campesinos de esta zona nos han alertado ante el hecho de que las aguas del Río del Trueno han sido embrujadas. La isla donde solíamos exiliar a los más oscuros criminales y enemigos de Aquilonia se encuentra bajo el yugo de los bárbaros y su locura. La magia negra ha trastornado la razón de los habitantes de la prisión que han bebido de esta agua. La gente nos señala, a nuestro paso, “no bebáis de esta agua”, una advertencia muy extendida en esta tierra.


El destino parece no depararnos un nuevo encuentro en esta vida, por ello, le ruego un último favor, un último deseo. Trasládele mis más sinceros respetos al Comandante Pallantides y hágale saber que ha sido un gran honor lucir en mi pecho el Dragón de Aquilonia.


Age of Conan


El enemigo se acerca. Una última cosa, Señor. Antes de que caigamos, tenga por seguro que teñiremos de rojo la tierra de nuestra patria con la sangre de los invasores.


Por el Trono.


Por el Dragón.


Capitán Parsis Lecto
Río del Trueno